Casi 4 millones de estadounidenses han dejado de trabajar o de buscar empleo debido al impacto de la pandemia durante este año

WSJ

Desde que se levantaron los cierres de primavera, la demanda de trabajadores se ha recuperado más rápido de lo que esperaban muchos economistas . Entre abril y octubre la tasa de paro cayó más de la mitad, hasta el 6,9%, deshaciendo más de dos tercios de su subida inicial.

Pero los datos de desempleo exageran la salud del mercado laboral porque la oferta de personas que trabajan o buscan empleo ha disminuido . La fuerza laboral estadounidense es un 2,2% menor que en febrero, una pérdida de 3,7 millones de trabajadores.

La tasa de participación en la fuerza laboral, o la proporción de estadounidenses de 16 años o más que trabajan o buscan trabajo, fue del 61,7% en octubre, frente al 63,4% de febrero. Aunque es superior al mínimo de abril, está cerca de su nivel más bajo desde la década de 1970, cuando había muchas menos mujeres en la fuerza laboral.

La oferta de trabajadores y su productividad son los pilares del crecimiento económico. Una mano de obra más pequeña deja menos trabajadores para construir máquinas y limpiar mesas, lo que limita las perspectivas de la economía a largo plazo.

“Si no recuperamos a todos los trabajadores, nunca podremos tener una recuperación en forma de V”, dijo Betsey Stevenson, profesora de economía en la Universidad de Michigan, refiriéndose a un rápido y sostenido rebote después de una fuerte caída. “Todo el mundo debería preocuparse por asegurarse de no dejar a los trabajadores atrás”, dijo.

Muchos economistas dicen que es demasiado pronto para concluir que la disminución de la participación de este año es permanente. Señalan que la participación de la fuerza laboral suele caer en las recesiones. La falta de oportunidades laborales bien remuneradas lleva a muchos desempleados a dejar la búsqueda de trabajo, regresar a la escuela o simplemente jubilarse antes de lo planeado.

Cuando los mercados laborales se endurecen, el aumento de los salarios y las mejores horas hacen que la gente vuelva a la fuerza laboral. Al entrar en la pandemia, las tasas de participación en la fuerza laboral habían mejorado; el desempleo cayó a mínimos de 50 años y los salarios aumentaron durante la última expansión económica .

Muchos de los que han dejado la fuerza laboral habían trabajado en sectores de bajos salarios como el comercio minorista, la hostelería y los servicios de cuidado personal desproporcionadamente afectados por la pandemia. Una vez que el virus está contenido, muchos de esos trabajos y trabajadores pueden regresar, lo que aumenta la participación.

Solo un tercio del aumento en la cantidad de personas marginadas de la fuerza laboral desde febrero de 2020 dice que todavía quieren un trabajo pero que ahora no buscan, según el Departamento de Trabajo.

Lea la nota completa aquí.