RIPE:
DIARIO FINANCIERO

Como suele suceder en estos casos, los analistas e inversionistas saben qué empresas se verán más beneficiadas en cada caso

Diario Financiero

Cada vez falta menos para las elecciones presidenciales estadounidenses, y los mercados financieros ya empezaron a definir las potenciales acciones ganadoras y perdedoras de acuerdo con el vencedor en las urnas el próximo martes.

Como suele suceder ante cada definición de esta naturaleza, los analistas e inversionistas saben qué empresas se verán más beneficiadas en caso de victoria del presidente Donald Trump, candidato del Partido Republicano, y cuáles si el ganador fuera Joe Biden, ex vicepresidente y candidato del Partido Demócrata.

Hay sectores de actividad que, en Estados Unidos, apoyan tradicionalmente a los republicanos porque sus políticos toman medidas que benefician a sus industrias. En general, se trata de las empresas de defensa, los fabricantes de armas, las compañías petroleras, la banca, los laboratorios y el consumo masivo.

Los más beneficiados
En el caso de una victoria de Trump, los analistas intuyen que los gastos en armamento seguirán creciendo (este sector es un gran aportante de fondos a las campañas políticas republicanas). Pero también esperan que no haya restricciones a las ventas de armas a particulares; que se autoricen nuevas áreas de exploración de hidrocarburos, en tanto se mantengan relajadas las normas sobre contaminación del sector minero.

También aguardan que se siga con el desmantelamiento de la Ley Dodd-Frank (que impuso controles a la banca tras la crisis subprime); que no haya políticas laborales como alzas del salario mínimo o mejoras en los beneficios sociales; y que las farmacéuticas cuenten con un secretario de Salud que previamente haya sido lobista del sector.

En este escenario, acciones de compañías como General Dynamics, Lockheed Martin (defensa), Chevron (energía), JP Morgan Chase, Citigroup, Wells Fargo (banca), Walmart, Amazon (consumo), Pfizer (laboratorios) son algunas de las que verían sus cotizaciones subir después del 3 de noviembre.

En tanto, si Joe Biden resulta elegido como próximo presidente, los sectores que los analistas ven como más probables de salir beneficiados se ubican dentro de las energías renovables (Brookeld Renewable es el ejemplo de una compañía que cotiza en la Bolsa), los vehículos eléctricos (Tesla), las productoras de cannabis (Canopy Growth), las aseguradoras de salud (UnitedHealth Group) y las empresas con mercados y producción en el extranjero (Procter&Gamble, 3M, Apple), que aprovecharían una desescalada en la tensión comercial con China.

En general, las empresas que salen ganando en un escenario, se perjudican en el otro, por las medidas que se espera que cada candidato adoptaría en caso de ejercer la presidencia de los Estados Unidos entre 2021 y 2025.

Acciones bipartidistas
Curiosamente, hay un sector que sale ganando en todos los escenarios y es el de los fabricantes de armas. Llama la atención que las acciones de empresas como Smith&Wesson y Sturm Ruger, las dos más grandes en este mercado, vienen creciendo de manera sostenida, más allá de los estallidos de violencia que se dieron a partir de fines de mayo, tras el asesinato de George Floyd por parte de un policía en Minneapolis.

En ese momento, las marchas de protesta contra el racismo policial por parte del movimiento "Black lives matter" generaron una ola de compras de armas de particulares, temerosos de que la violencia se expandiera alresto de la sociedad. Pero a medida que la ventaja en las encuestas se fue fortaleciendo a favor de Biden (sobre todo desde principios de octubre), el movimiento de compra de armas siguió su curso, con subas en el valor de las acciones del 8% en promedio desde fines de septiembre.

"Si se elige a un gobierno Biden-Harris, yo esperaría un aumento en las ventas", armó Rommel Dionisio, analista de Aegis Capital, explicando que los mayores controles que aplicaría un gobierno demócrata impulsan las compras antes de que se prohíban.

Desde principios de año, las acciones de Smith&Wesson llevan 135% de suba. Pero esto no es casual: durante los ocho años del gobierno de Barack Obama, del que Biden fue vicepresidente, la cotización de Sturm Ruger creció un 900% por el temor a que dificultara el acceso a las armas. De todos modos, un informe privado mostró que, al final, en ese período no se hizo nada para controlar el comercio.