La Organización Mundial de la Salud declaró pandemia y generó mayores impactos en los principales mercados del mundo

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

A pesar de que el mercado bursátil presentó una leve recuperación al cierre de la jornada del martes 10 de marzo, los principales índices se volvieron a desplomar luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara que el Covid-19 es una pandemia global.

Así lo reflejaron las principales plazas de Estados Unidos como el Dow Jones que registró un desplome de 5,86% dando fin a una racha alcista de 11 años, el S&P 500 que cerró con una baja de 4,89% y el Nasdaq que terminó en terreno negativo con una baja de 4,70%.

Con base en el resultado que obtuvo el índice industrial, Expansión informó que “después de 11 años de subidas ininterrumpidas, el Dow Jones de Industriales ha entrado en mercado bajista, marcado por una caída de 20% desde los máximos alcanzados el 12 de febrero”.

LOS CONTRASTES

  • Axel ChristensenDir. de Estrategia de Inversiones para Latam de BlackRock

    “El Covid-19 aumenta los riesgos a la baja para las expectativas de crecimiento global, en un momento en que varios países ven un espacio limitado para el estímulo”.

Esta caída refleja que los anuncios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no han logrado calmar el nerviosismo del mercado. Este panorama sumado a la desaceleración económica mundial podrían generar que “Estados Unidos se enfrente a una recesión en los próximos meses, un escenario al que el mercado da ya una probabilidad superior a 50%, lo que pondría punto final a un largo periodo de bonanza que comenzó en junio de 2009”, citó Expansión.

El anuncio de la OMS y la situación que enfrentan cada uno de los gobiernos de los más de 100 países, donde el Covid-19 tiene presencia, no solo le pasó factura al mercado estadounidense, sino que también al Europeo que cerró con sus principales índices bursátiles en rojo. De acuerdo con los datos de Bloomberg al cierre del mercado, el Ftse 100 de Londres cerró con una baja de 1,40%, el CAC 40 con 0,57%, el DAX con 0,35% y el Ibex 35 en Madrid con 0,34%.

Según información de Expansión, “lo que más preocupa a los inversores es hasta dónde llegará el impacto del Covid-19 en la economía mundial. Con el virus todavía en plena fase de propagación por Europa y Estados Unidos, los analistas se ven forzados a aplazar la respuesta. Lo que queda claro es que la magnitud del impacto económico está obligando a una reacción contundente por parte de gobiernos y bancos centrales y genera de paso la duda de hasta dónde están dispuestos a llegar en sus medidas de apoyo”.

Al cierre en rojo que registraron las bolsas de Europa y Estados Unidos también se le sumaron las de la región. Por ejemplo, el índice mexicano BMX cerró en -2,24%, el Merval de Argentina en -4,3%, el Colcap de Colombia en -4,76% y el brasilero Bovespa en -7,64%.

Este impacto que está teniendo el Covid-19 en los mercados bursátiles y que tendrá en la economía regional se explica en que “las consecuencias se sentirán con mayor fuerza en aquellos países que tienen una mayor dependencia de las exportaciones de commodities, así como una exposición en comercio directo con China, mientras que otros, que tienen una mayor dependencia de la demanda interna o flujos comerciales más fuertes con los Estados Unidos, se verán menos afectados”, dijo Axel Christensen, director de Estrategia de Inversiones para América Latina de BlackRock.

Las históricas caídas que han presentado los principales índices bursátiles del mundo se están dando en un momento en el que el Covid-19 ha registrado más de 125.813 casos y más de 4.600 muertes. Por ello, varios países han adoptado diferentes medidas. Por ejemplo, Panamá suspendió clases temporalmente, Italia está en cuarentena al igual que algunas zonas de España.

Con base en esta expansión y las medidas que se han adoptado para mitigar el contagio, Christensen, explicó que “a pesar del impacto mixto en toda la región, el Covid-19 aumenta los riesgos a la baja para las expectativas de crecimiento global, en un momento en que varios países de la región ven un espacio limitado para el estímulo monetario o fiscal como formas de mitigar estos vientos en contra externos”.