El desplome del 13% del Dow Jones se vio mitigada inicialmente por el rebote de hasta el 4% que auguraban los futuros de Wall Street

Expansión - Madrid

La volatilidad se adueña de los mercados. Wall Street corta el rebote previo en los futuros, y el giro bajista alcanza a unas Bolsas europeas que apenas han aguantado una hora al alza. El Ibex, más resistente hoy a las caídas, enfría una remontada que llegó a alcanzar el 6,7%. Valores defensivos como utilities, telecos y Grifols permiten neutralizar el nuevo castigo a empresas turísticas como IAG y Meliá.

Los mercados han entrado en una espiral en la que desplomes de hasta el 10% se están repitiendo con asiduidad a uno y otro lado del Atlántico. La magnitud de las caídas obliga a los analistas a relanzar el debate sobre dónde podría estar el suelo en el desplome que viven los mercados financieros. Con el coronavirus en plena fase de propagación en Europa y EEUU, la respuesta aún es incierta. Donde sí que coincide la mayoría de las firmas de inversión es que el 'rescate' debe venir ya, más que de los bancos centrales, de los gobiernos nacionales. Los analistas exigen una contundente y coordinada batería de medidas fiscales que permitan evitar la falta de liquidez y ayuden a reactivar la economía

El cambio de tono en los mensajes de Donald Trump sobre la amenaza sanitaria y económica del coronavirus augura medidas más efectivas para tratar de paliar su impacto, más aún tratándose de un año electoral en EEUU. En Europa, la 'paralización' de su economía y la recesión que auguran desde Bruselas exigen respuestas contundentes, A la espera de nuevos incentivos fiscales, las autoridades regulatorias han comenzado a vetar las posiciones bajistas en países como España, Italia, Francia y Bélgica.

La resaca del desplome del 13% del Dow Jones se vio mitigada inicialmente por el rebote de hasta el 4% que auguraban los futuros de Wall Street. Pero el giro bajista en los futuros de la Bolsa de Nueva York, con caída inesperada en el dato de ventas minoristas de EEUU, echa por tierra las subidas en Europa. La tregua alcanzó esta mañana a la renta variable de Asia. Tanto el Nikkei de Tokio como el Shangai Composite han evitado los bandazos de sesiones anteriores, y han cerrado prácticamente en tablas (-0,06% en Tokio y -0,3% en Shanghai).

La renta variable europea comenzó la sesión con un signo más alentador. El rebote se abrió paso en la Bolsa española, que venía de sufrir siete caídas en las últimas ocho jornadas, y de estos cierres en negativo, salvo en una ocasión, en todos los demás el castigo ha oscilado entre el 2,55% y el 14%. El descalabro del 7,88% de ayer dejó al Ibex en los 6.100 puntos. El rebote inicial de hoy, con los bajistas vetados, llegó a superar el 6%, con máximos intradía en los 6.500 puntos. Apenas hora y media después de la apertura, el Ibex borraba toda este rebote y pasaba a cotizar a la baja.

Las expectativas de nuevas medidas fiscales y regulatorias para paliar la crisis y los descuentos históricos que presentan las cotizaciones de los bancos activan la tentación entre algunos inversores de tomar posiciones en el sector, uno de los más castigados durante el reciente vendaval bajista. Bankia vuelve a acercarse al umbral del euro por acción, y Banco Sabadell reduce por debajo del 60% sus caídas en lo que va de año. Santander intenta recuperar el nivel de los 2 euros por acción. La entidad ha avanzado que en un escenario de recuperación rápida (en forma de V), calcula que esta crisis restará un 5% al beneficio del conjunto del año 2020.

El Ibex acusa un día más el castigo a los valores turísticos. Las expectativas de nuevos estímulos podrían aliviar a sectores industriales, pero no permiten pensar en una rápida normalización de la actividad turística. La aerolínea IAG, hundida ayer otro 28%, repite al frente de las mayores caídas del Ibex, con un varapalo adicional de hasta el 10%. La hotelera Meliá se cuela igualmente entre los valores más rezagados.

El Ibex consigue mitigar el freno procedente de los valores turísticos gracias al impulso de valores con un perfil teóricamente defensivo como utilities y telecos. Telefónica activa la remontada en su cotización, hasta rozar por momentos el nivel de los 4 euros por acción. Las utilities, el sector estrella del Ibex en 2019 y en el arranque de 2020, logran hoy desafiar la escalada que registran los intereses de la deuda. Los inversores reanudan su apuesta por el sector, tras los últimos desplomes, y de manera más concreta en valores como Iberdrola, Red Eléctrica, Naturgy y Enagás.

Los bandazos se suceden en la cotización de todo un peso pesado del Ibex como Inditex. Los últimos ajustes de carteras en el gigante textil antes de la publicación mañana de sus resultados agitan su cotización en un amplio rango, entre los 19 y los 21 euros por acción. La compañía, afectada de lleno por el cierre de establecimientos en algunos de sus principales mercados, ha perdido cerca de un 40% en lo que va de año.

El resto de Bolsas europeas se abona a los bandazos. La volatilidad predominante en las últimas semanas toma forma con un contundente giro bajista en las dos primeras horas de sesión, donde algunos de los principales índices europeos han pasado de cotizar un 4% al alza a perder más de un 2%. La publicación del índice ZEW de confianza económica en Alemania ha dejado patente el clima de pesimismo reinante sobre la economía. En marzo este indicador se ha hundido hasta los -43,1 puntos, muy lejos de los -15,7 puntos de febrero y de los -30 puntos que esperaban los analistas. Los inversores de la renta variable europea aparcan las compras iniciales, y ahondan por momentos los mínimos de las principales Bolsas europeas.

Las subidas iniciales se diluyen también en el mercado del petróleo, uno de los mayores damnificados en la jornada de ayer por la oleada de ventas. El pesimismo que generan las previsiones de una sustancial caída de la demanda y el aumento de producción previsto por Arabia Saudí y Rusia persiste, pero la magnitud del desplome de las últimas semanas despierta el interés de los 'cazagangas'. El barril de Brent duda a la hora de recuperar el soporte de los 30 dólares perdido en la sesión de ayer, mientras que el barril tipo West Texas, de referencia en EEUU, se atasca cerca de los 29 dólares.

Los inversores han dado la espalda a la opción de buscar refugio en la deuda pública, y la minitregua de hoy en los mercados no cambia la situación. El interés exigido al bono español a diez años se dispara hasta rozar el nivel del 1%, cerca ya de máximos de un año, y cuatro veces por encima del nivel con el que cotizaba hace menos de una semana. La prima de riesgo, disparada en las últimas semanas, roza por momentos los 140 puntos básicos.

La minitregua en los mercados se traduce en cambios más moderados entre las principales divisas. El euro repite en los 1,11 dólares, mientras que la libra cede algo de tererno y baja por momentos de los 1,22 dólares.