• Agregue a sus temas de interés

Expansión - Madrid

El Estado ha ganado US$186 millones con la venta de 7,5% del capital de BFA-Bankia por US$1.414 millones. El precio de la colocación ha sido de 1,51 euros por acción (US$2,06), lo que supone un descuento de 4,4% respecto a los 1,58 euros (US$2,16) que cerró ayer Bankia, que hoy corrige ese descuento y cae más de un 4% en bolsa. BFA ha obtenido plusvalías de US$411 millones.

En concreto, el Frob (el fondo de rescate español) ha vendido un 7,5% del capital de Bankia, con lo que la participación del Estado en la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri ha quedado reducida a 60,89%.

La colocación, dirigida a inversores institucionales, se ha producido a primera hora de la mañana y se ha saldado con la colocación de 863,79 millones de acciones a un precio de US$2,06 por título. Ese precio supone un descuento de 4,4% respecto a los US$2,16 a los que cerró ayer Bankia.

De manera que una vez que la entidad que capitanea Goirigolzarri ha regresado al mercado -una vez levantada su cotización pasadas las 10 horas- prácticamente con el mismo descuento que se ha llevado a cabo en la operación. En concreto, sus títulos han arrancado con caídas de 3,9%, hasta los US$2.077, que después se han mantenido. Aún así, Bankia acumula ganancias de 24% en lo que va de año. Su capitalización bursátil asciende a US$24.032 millones.

Plusvalías

Esta operación ha supuesto unas plusvalías netas para BFA de US$411 millones a nivel consolidado. A su vez, el Estado ha empezado a recuperar parte de los fondos inyectados en esta entidad y ha ganado US$186 millones respecto al precio al que compró estas acciones.

Hace nueve meses el Frob, propietario de BFA al 100% -matriz de Bankia- se hizo con un 68,4% de esta última entidad a US$2,07 por acción, por lo que pagó 1.598 millones por el paquete accionarial del que se ha desprendido hoy. De manera que si al precio de venta (US$1.784 millones) se restan los US$1.598 millones que el Estado desembolso, las ganancias obtenidas por el Estado son de US$186 millones.

No obstante, BFA tenía valoradas en sus libros a las acciones de Bankia a un precio menor a US$1,84 euros al que las compró, después del descalabro que sufrieron los títulos en los primeros meses tras la ampliación de capital.

La demanda ha triplicado la oferta

La demanda de la participación ha sido "muy atomizada" y ha procedido en su práctica totalidad de "inversores institucionales internacionales", explica la nota de prensa, que no da más detalles de la identidad de los compradores. Los inversores demandaron 2.500 millones de títulos, el triple de los 863,79 millones de acciones puestos a la venta, según la información remitida hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por BFA.

Tras esta venta y como suele ser habitual en este tipo de operaciones, "BFA ha asumido un compromiso de no transmisión (lock-up) de dichas acciones durante un plazo de 90 días"

Sin embargo, "excepcionalmente, dicho compromiso exime las transmisiones realizadas entre compañías del grupo BFA-Bankia, las que se pudieran producir como consecuencia de la aceptación de una oferta pública de adquisición sobre la totalidad de las acciones de Bankia, así como otras excepciones habituales tales como el cumplimiento de mandatos judiciales o acuerdos vinculantes", recoge BFA en un comunicado remitido a la CNMV.

Las entidades colocadoras de ese paquete han sido Deutsche Bank, Morgan Stanley y UBS. BFA ha sido asesorada por Rothschild. La operación se ha producido apenas dos semanas después de que el Frob fichara a Goldman Sachs para diseñar el proceso de privatización de Bankia.

Cambio de percepción sobre España

El ministro de Economía, Luis de Guindos, que ya había anticipado semanas atrás que el proceso de desinversión de Bankia podía ser inminente, aseguró ayer que la puesta en venta de un 7,5% de la entidad refleja el cambio de percepción sobre España. En concreto, el ministro, que participó ayer en una conferencia organizada por el Instituto Berggruen, apuntó que se trata de una "señal" de que se ha producido una "modificación en la percepción de nuestro sistema financiero".

Por su parte, el director del Frob, Antonio Carrascosa, anticipó a principios de febrero que el proceso de desinversión del Estado en Bankia sería intenso en los próximos meses, señalando entonces que el organismo preveía completarlo en el plazo máximo de dos años. Asimismo, señaló que la salida natural del Estado de Bankia sería colocar paquetes de acciones en el mercado.