El impacto por el paro de la economía por las medidas de restricción adoptadas para frenar los contagios del Covid-19 se siente

Diario Expansión - Madrid

La economía nacional se resiente fuertemente tras la adopción del estado de alarma. Los datos de desempleo que se harán públicos hoy revelarán un trágico balance. El desplome récord anterior se registró en enero de 2009, con casi 199.000 personas.

El número de personas en paro se disparó en marzo en más de 300.000 personas como consecuencia del estado de alarma decretado por el Gobierno para combatir la pandemia del coronavirus, según adelantó a Servimedia fuentes del Gobierno.

Ante el parón de la economía por las medidas de restricción adoptadas para frenar los contagios del Covid-19, las empresas despidieron durante marzo o pusieron fin a contratos de más de 300.000 trabajadores, lo que eleva la cifra total de desempleados a casi 3.550.000.

Estas cifras, que el Gobierno dará a conocer, no incluyen el efecto de los Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte) que decenas de grandes empresas ya han anunciado para paliar el cierre de negocios y el bajón productivo por el estado de alarma. Los Erte requieren un proceso de negociación antes de su registro y activación, por lo que su efecto comenzará a verse en los datos de abril.

Los dos principales sindicatos, UTG y Ccoo, habían barruntado en la última semana que el dato de paro de marzo iba a ser espectacularmente catastrófico por los Erte adelantados por muchas compañías, hasta el punto de que sus máximos responsables llegaron a hablar de que un millón de personas se irían a la calle.

Sin embargo, los más de 300.000 parados registrados en marzo por el Ministerio de Trabajo que dirige Yolanda Díaz constituyen un récord histórico de incremento del desempleo en España, hasta superar en más de 50% el hito negativo que existía hasta ahora de enero de 2009 (en el inicio de la pasada crisis económica) con casi 199.000.

Se da la circunstancia, además, de que marzo suele ser un mes propicio para la creación de empleo, más aún cuando en ocasiones coincide con las vacaciones de Semana Santa. De hecho, el año pasado cayó en 33.954 personas.

En marzo de años anteriores, el paro bajó en 48.559 en 2017, 58.218 en 2016, en 60.220 en 2015, en 16.620 en 2014 y en 4.979 en 2013. Previamente, en los peores años de la crisis económica, el desempleo creció en 38.769 en 2012, en 34.406 en 2011, en 39.588 en 2010 y en 123.543 en 2009.