Arabia Saudita, identificada como uno de los principales respaldos financieros, también mostró algunas reservas al plan

Reuters

El Gobierno de Estados Unidos lanzó el martes una fórmula económica por US$50.000 millones para lograr la paz entre israelíes y palestinos, asegurando que el avance de los segundos por un camino movido por la inversión es una precondición necesaria para acabar con décadas de conflictos.

En la apertura del encuentro internacional de dos días celebrado en Bahréin, Jared Kushner -yerno y asesor de alto rango del presidente estadounidense, Donald Trump- dijo que la prosperidad de los palestinos no será posible sin una solución política justa al conflicto.

Sin embargo, añadió que trabajar para desarrollar la economía palestina podría generar como resultado "una paz real que lleve a la prosperidad".

"Podemos convertir esta región de una víctima de conflictos pasados a un modelo para el comercio y el avance en todo el mundo", señaló.

Las autoridades palestinas ya mostraron con anterioridad su rechazo al plan, cuya elaboración ha tardado casi dos años. Arabia Saudita, identificada como uno de los principales respaldos financieros, también mostró algunas reservas.

El encuentro fue calificado como la primera parte del plan político más amplio que está preparando Washington para resolver el conflicto entre israelíes y palestinos.

No obstante, los detalles políticos del proyecto siguen siendo un secreto. En la cita de Manama no están presentes los gobiernos de Israel ni de los palestinos, al igual que los de El Líbano e Irak.