Si se cumplen esos datos, China será la única gran economía que crecerá en 2020, aunque a su ritmo anual más lento desde 1976

Reuters

La economía de China crecerá a su ritmo más débil en más de cuatro décadas, pese a la recuperación constante desde la caída de principios de año causada por la pandemia, aunque la producción general podría repuntar bruscamente en 2021, según arrojó el martes un sondeo elaborado por Reuters.

Está previsto que la segunda economía más grande del mundo se expanda un 2,1% en 2020, según la media de 37 analistas encuestados por Reuters, ligeramente por debajo del 2,2% proyectado en la última encuesta de julio.

Si se cumplen esos datos, China será la única gran economía que crecerá en 2020, aunque a su ritmo anual más lento desde 1976, el último año de la Revolución Cultural de Mao Zedong.

La recuperación económica del país se aceleró en el tercer trimestre, gracias a que los consumidores volvieron a salir a la calle. El crecimiento, no obstante, fue más débil de lo esperado y puso de relieve algunos riesgos persistentes. Entre ellos, el resurgimiento de los contagios por covid-19 en todo el mundo y las continuas tensiones comerciales con Estados Unidos.

Asimismo, la encuesta prevé que el PIB del cuarto trimestre aumente 5,8% interanual, acelerándose desde el 4,9% reportado de julio a septiembre.

El sondeo apunta además que el crecimiento será de 8,4% en 2021, apostando por una recuperación económica global de la crisis sanitaria.

"Con las exportaciones fuertes y el consumo y la inversión doméstica mejorando, el cuarto trimestre podría ser uno de los mejores trimestres para el crecimiento general en varios años", indicaron los analistas de la firma de investigación Gavekal Dragonomics.

"El impulso del crecimiento debería llegar a su punto máximo en la primera mitad de 2021, aunque los efectos de base confundirán las lecturas de los datos".

La economía china se ha recuperado de manera constante desde la fuerte caída del 6,8% registrada en el primer trimestre de 2020.

El gigante asiático, en cualquier caso, se enfrenta a obstáculos a largo plazo para mantener ese ascenso sostenido, apuntan los analistas. El Partido Comunista celebra el martes una reunión clave con la que trazar el plan económico para el periodo 2021-2025, en medio de unas crecientes tensiones con Estados Unidos que hacen temer la ruptura de las dos economías más grandes del mundo.

Equilibrismo

China logrará un equilibrio entre la estabilización del crecimiento económico y la prevención de riesgos, pese a que permitió que la deuda aumentara temporalmente este año como respuesta al impacto del coronavirus, dijo la semana pasada el jefe del banco central, Yi Gang.

El Gobierno ha puesto en marcha una serie de medidas, entre las que se incluyen un mayor gasto fiscal, desgravaciones en materia de impuestos y recortes en las tasas de interés de los préstamos y en los requisitos de reserva de los bancos para reactivar el crecimiento y apoyar el empleo.

Los analistas prevén que China mantenga su tasa de interés preferencial de los préstamos (LPR por sus siglas en inglés) a un año en el 3,85% hasta finales de 2021. El banco central mantuvo la LPR sin cambios por sexto mes consecutivo en octubre, después de reducirla 46 puntos básicos desde agosto.

La encuesta también apunta que no habrá cambios en la tasa de depósito de referencia hasta finales de 2021, valor que se mantiene intacto en el 1,5% desde octubre de 2015.

Por último, el sondeo indica que el índice de precios al consumo (IPC) de China aumentará un 2,7% en 2020 con respecto al año anterior, frente a la subida del 2,9% registrada en 2019. En 2021 el IPC aumentará un 2,1%.