Los países de bajos ingresos solo reportaron 13% de los desastres

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

Según el último reporte de la Oficina de las Naciones Unidas para Reducción de Riesgo de Desastres (Unisdr por sus siglas en inglés), las pérdidas económicas de países afectados por desastres entre 1998 y 2017 ascienden a US$2.908 millones, de las cuales 77% tienen que ver directamente con el clima.

Dicha suma, que asciende a US$2.245 millones, es superior al 68% registrado entre 1978 y 1997, donde US$895 millones en pérdidas se dieron por el clima de un total de US$1.313 millones. Además, las pérdidas reportadas por fenómenos meteorológicos extremos aumentaron 151% entre estos dos períodos, agregó la información.

Este aspecto es uno de los medidores más reveladores de desigualdad en el mundo, pues los países de bajos ingresos no cuentan con suficiente información sistemática. Mientras que los países de altos ingresos informaron pérdidas de 53% de los desastres entre 1998 y 2017, los países de bajos ingresos solo informaron sobre 13%.

Por lo tanto, no se dispone de datos de pérdidas para casi 87% de los desastres en países de bajos ingresos, destacó la organización.

Al mismo tiempo, el informe destacó que entre 1998 y 2017, los desastres relacionados con el clima y la geofísica mataron a 1,3 millones de personas y 4.400 millones de heridos, sin hogar, desplazados o en necesidad.

Si bien la mayoría de las muertes se debieron a eventos geofísicos, principalmente terremotos y tsunamis, 91% de todos los desastres fueron causados ​​por inundaciones, tormentas, sequías, olas de calor y otros fenómenos meteorológicos extremos, concluyó la publicación.