RIPE:
EXPANSIÓN

La empresa avisa de que pueden pasar "dos años o más" hasta que la compañía vuelva a tener un entorno de ingresos normalizado

Diario Expansión - Madrid

Delta Air Lines ha registrado unas pérdidas netas de US$11.630 millones durante los primeros nueve meses del año, frente a los beneficios netos de US$3.669 millones obtenidos en el mismo periodo del año pasado, debido al impacto del coronavirus.

Las suspensiones de vuelos y las restricciones de movimiento en países de todo el mundo han lastrado las cuentas de la aerolínea estadounidense, que ha perdido US$5.379 millones solo en el tercer trimestre del año, entre julio y septiembre.

Respecto a la facturación, la compañía alcanzó hasta septiembre unos ingresos de US$13.122 millones, lo que supone una caída de 63% respecto al mismo periodo del año pasado, cuando esta cifra se situó en US$35.568 millones.

La crisis también ha provocado que los gastos operativos, que alcanzaron los US$24.733 millones, se hayan reducido un 19% respecto a los nueve primeros meses de 2019.

"Con un aumento lento y constante de la demanda, estamos restableciendo el vuelo para satisfacer las necesidades de nuestros clientes, al tiempo que mantenemos nuestra capacidad a la luz del covid-19", ha señalado Glen Hauenstein, presidente de Delta. No obstante, ha advertido de que pueden pasar "dos años o más" hasta que la compañía regrese a un entorno de ingresos normalizado.

Durante el tercer trimestre, la quema de efectivo alcanzó una cifra de US$24 millones diarios, aunque en septiembre esta cifra bajó a US$18 millones diarios.

Delta, como respuesta a la crisis del coronavirus, ha decidido reestructurar sus pedidos de aviones Airbus y CRJ para ajustar mejor el calendario de entregas de los aviones a las necesidades de la red y financieras de los próximos años.

Esta reestructuración reduce los compromisos de compra de aeronaves en más de US$2.000 millones en 2020 y en más de US$5.000 millones hasta 2022.

Lea el artículo aquí.