viernes, 11 de octubre de 2013
  • Agregue a sus temas de interés

Ernesto Rodríguez - erodriguez@larepublica.com.co

La crisis que afronta Estados Unidos por culpa de la polarización política entre demócratas y republicanos, el día de ayer tomó un nuevo giro.

Miembros de la Cámara de Representantes presentaron un plan que permitiría elevar el techo de la deuda en el corto plazo para evitar la catástrofe que han anunciado diferentes organismos multilaterales, lo que al cierre de la edición, tendría la venia de la Casa Blanca, según un comunicado que emitió.

Siete días antes de que el país entre en riesgo de morosidad y en medio de una tensa disputa para restablecer el funcionamiento de la Administración federal, las disputas políticas empiezan a dejarse en un segundo plano para poder buscar la salida a una crisis que ha sacudido a los mercados y puesto en cuestión la solvencia del país.

El plan que presentaron los republicanos pretendería ampliar la capacidad del Gobierno para endeudarse hasta diciembre, de esta manera se eliminaría la amenaza en el corto plazo de un incumplimiento de pagos que perjudicaría al paísy al mundo.

Para la presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, “el fracaso de Estados Unidos en aumentar el límite de la deuda nacional provocaría un grave daño a la economía global”. El presidente Barack Obama ya se pronunció y dijo que está dispuesto a considerar un aumento en la medida en que no esté atado a otras concesiones. “La decisión todavía no está tomada, pero el gran avance es que Obama y los republicanos decidieron sentarse a negociar, algo que no estaba en los planes” explicó Felipe Campos, analista de Alianza Valores.

Clase media es vital en Latinoamérica
Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial (BM), afirmó el día de ayer que el futuro de la clase media en Latinoamérica es especialmente relevante. Según el titular del organismo es importante que los países de la región le presten mayor importancia a suplir sus necesidades y demandas. Por primera vez los integrantes de la clase media en Latinoamérica tienen un ingreso de US$10 al día y son más personas que los que actualmente se consideran pobres.