RIPE:
DIARIO FINANCIERO

Los países que más recibirán dinero será Italia y España. El reembolso del principal y los intereses de esta deuda empezaría a partir de 2028

Diario Financiero

La Comisión Europea (CE) propone un fondo de  US$ 821.000 millones (750.000 millones de euros ) para la recuperación económica de la Unión Europea, de los cuales US$547.707 millones (500.000 millones de euros) se desembolsarán en forma de subvenciones a fondo perdido y US$273.853 millones (250.000 millones de euros)como préstamos, confirmaron a Efe fuentes comunitarias.

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, se ha adelantado al anuncio que prevé hacer la presidenta de la Comisión Europeaen el Parlamento Europeo al informar del volumen del fondo.

"La Comisión propone un Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros que se añade a los instrumentos comunes ya en marcha. Un viraje europeo para afrontar una crisis sin precedentes", ha dicho el italiano en la red social Twitter.

A España le corresponderían US$153.846 millones (140.446 millones de euros) de este fondo, US$84.701 millones (77.324 millones de euros) de los cuales serían en subvenciones y US$69.144 millones (63.122 millones de euros) estarían disponibles en préstamos, según fuentes comunitarias.

Es el segundo montante más elevado de la Unión Europea, solo por detrás de Italia, que recibiría hasta US$189.227 (172.745 millones  de euros), y seguida de lejos por Polonia, con US$69.929 millones (63.838 millones de euros).

Estas cantidades corresponden al primero de los tres pilares con que contará el fondo, que se llevará un 87 % de la dotación total, US$717.496 millones (655.000 millones de euros), según fuentes comunitarias.

Estos se destinarán a ayudar a los Estados a financiar "reformas estructurales e inversiones" para reflotar sus economías.

Para recibir el dinero, los gobiernos tendrán que presentar planes de recuperación que muestren que lo gastarán en línea con las recomendaciones económicas que les hace la Comisión y las prioridades europeas, en particular la transición ecológica y digital.

La mayor parte del dinero, US$443.642 millones (405.000 millones de euros), se desembolsará en forma de subvenciones a fondo perdido, tal y como venían reclamando España o Italia, los países más afectados, pero también Francia o Alemania.

La dotación en subvenciones se ha preasignado ya por países, de modo que Italia sería la primera beneficiaria, con US$89.612 millones (81.807 millones de euros) , seguida de España, con US$84.701 millones (77.324 millones de euros) , Francia US$42.471 millones (38.772 millones de euros), Polonia US$41.289 millones (37.693 millones de euros) y Alemania US$31.554 millones (28.806 millones de euros).

Los restantes US$273.853 millones (250.000 millones de euros) de este pilar se concederán en forma de préstamos que tendrán que ser devueltos por el país beneficiario. La Comisión ha estimado qué parte estaría disponible para cada uno en función de la renta nacional bruta de los Estados en los que este indicador está por debajo de la media.

Aquí, Italia sería de nuevo la primera beneficiaria, con US$ 99.614 millones (90.938 millones de euros), seguida de España US$69.144 millones (63.122 millones de euros) y Polonia US$28.640 millones (26.146 millones de euros), en tanto que Bélgica, Dinamarca, Alemania, Irlanda, Francia, Luxemburgo, Holanda, Austria, Finlandia y Suecia no podrían recibirlos, según esta estimación.

El resto del Fondo de Recuperación, US$104.064 millones (95.000 millones de euros), se repartirían entre el segundo pilar del mismo, destinado a movilizar la inversión privada y en sectores clave, y un tercer bloque para reforzar programas que la pandemia ha revelado vitales, como la nueva reserva de equipamiento sanitario europea, según ha venido anticipando la Comisión en los últimos días.

Además del fondo de recuperación, la Comisión propone un nuevo presupuesto para el periodo 2021-2027 de 1,1 billones de euros vinculado al mismo.

En cuanto a la financiación del fondo, la Comisión prevé emitir deuda en el mercado con el respaldo del presupuesto comunitario aprovechando que su calificación triple A asegura bajos tipos de interés.

Para ello quiere aumentar el techo de recursos propios del presupuesto comunitario, lo que en la práctica ampliará su margen para emitir sin que los países tengan que elevar ahora su contribución a las arcas comunitarias.

El reembolso del principal y los intereses de esta deuda empezaría a partir de 2028 y para costearlo la Comisión propone introducir nuevas fuentes de ingresos para el presupuesto, como un tasa al carbono en frontera, una ampliación del sistema europeo de comercio de emisiones, una tasa digital o a la operación de grandes empresas en la UE.

El plan tendrá ahora que ser negociado y aprobado por todos los Estados miembros y el Parlamento Europeo para entrar en vigor.