Un funcionario del gobierno del presidente Donald Trump señaló el 1 de mayo como la fecha potencial para aliviar las restricciones

Reuters

El brote del coronavirus podría tocar pico en Estados Unidos esta semana, dijo una autoridad sanitaria el lunes, apuntando a señales de estabilización en todo el país.

Estados Unidos, el tercer país más poblado del mundo, ha registrado un mayor número de muertes por COVID-19 que ninguna otra nación, con más de 22.000 hasta la mañana del lunes, según un recuento de Reuters.

En los cuatro últimos días se han reportado unos 2.000 fallecimientos diarios, la mayoría en la ciudad de Nueva York y en su entorno. Los expertos dicen que las estadísticas oficiales no reflejan la cifra real de personas que ha sucumbido al mal respiratorio, ya que se han excluido las muertes relacionadas con el coronavirus en los hogares.

"Nos estamos acercando al pico ahora", dijo Robert Redfield, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) al programa "Today" de NBC. "Sabrás cuándo estás en el pico cuando el día siguiente sea inferior al anterior".

Las estrictas restricciones para quedarse en casa y frenar la propagación de la enfermedad, que llevan varias semanas vigentes en muchas partes del país, se han cobrado un doloroso peaje en la economía, poniendo en duda cómo podrá resistir el país a los cierres de empresas y las restricciones de viajes.

El domingo, un funcionario del gobierno del presidente Donald Trump señaló el 1 de mayo como la fecha potencial para aliviar las restricciones, aunque precisó que es aún demasiado pronto para decir si se cumplirá el objetivo.

Redfield se negó a aportar un cronograma para la reapertura de la economía estadounidense y defendió las medidas de distanciamiento social, que según afirmó están ayudando a reducir la tasa de mortalidad.

"No hay duda de que tenemos que hacer una reapertura correcta", comentó Redfield. "Será un proceso gradual, paso a paso. Debe estar respaldado por los datos".

La demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, advirtió que el país no está preparado para levantar las medidas de confinamiento.

"Todos queremos poner fin a las órdenes de cierre para que los estadounidenses vuelvan al trabajo y a la normalidad", dijo Pelosi en un comunicado. "No obstante, aún no hay suficientes tests disponibles para permitir de forma realista que esto ocurra".

Esta semana, el Congreso trabajará en mayores medidas para aliviar el impacto de la pandemia. Los demócratas quieren añadir dinero para otros esfuerzos contra el coronavirus, con el foco puesto en las pequeñas empresas, incluyendo la financiación de tests rápidos a nivel nacional y equipos de protección individual.

"No puede esperar", dijo Pelosi.

Trump retuiteó un llamado a despedir al doctor Anthony Fauci, después de que el mayor experto en enfermedades infecciosas del país dijo que se podían haber salvado vidas si el país hubiera ordenado cierres más temprano en el brote del nuevo coronavirus.