RIPE:
EXPANSIÓN

Durante el segundo trimestre, el repunte en los mercados permitió que recuperara casi todo el valor con el que contaban sus activos

Expansión - Madrid

La gestora estadounidense de fondos BlackRock se anotó un beneficio neto atribuido de US$1.214 millones (1.063 millones de euros) en el segundo trimestre de 2020, 21% más, mientras que el patrimonio gestionado se recupera hasta recuperar el nivel de diciembre de 2019.

Los ingresos de la empresa entre abril y junio crecieron un 3,5%, hasta stuarse en US$3.648 millones (3.193 millones de euros). De esa cifra, las comisiones por asesoría y administración alcanzaron los 2.966 millones de dólares (2.596 milones de euros), 0,8% más, al tiempo que las comisiones de distribución se contrajeron 5,2%, hasta US$253 millones (221 millones de euros).

De su lado, los ingresos por la prestación de servicios tecnológicos se situaron en 278 millones de dólares (243 millones de euros), un 17,3% más.

Los gastos de la compañía se mantuvieron prácticamente estables, ya que la contracción de 17% en costes generales y administrativos, hasta US$388 millones (339 millones de euros), compensó en parte el incremento de 6,4% en sueldos y beneficios extrasalariales, hasta US$1.152 millones (1.008 millones de euros).

Durante el segundo trimestre, el repunte en los mercados permitió a BlackRock recuperar casi todo el valor con el que contaban sus activos bajo gestión antes de que irrumpiera la pandemia del covid-19.

A 30 de junio, el valor de sus activos bajo gestión se situó en US$7,317 billones (6,403 billones de euros), lo que supone un alza de US$851.000 millones (744.708 millones de euros) en comparación con los datos contabilizados a 31 de marzo.

De esa cifra, US$100.000 millones (87.505 millones de euros) se correspondieron a las entradas de capital, US$725.000 millones (634.416 millones de euros) se atribuyeron al repunte de los mercados y otros 26.000 millones (22.751 millones de euros) se correspondieron con el impacto positivo del tipo de cambio de las divisas.

A 31 de diciembre, los activos bajo gestión de BlackRock registraban un valor de US$7,429 billones (6,5 billones de euros), que se vio reducido a US$6,466 billones (5,658 billones de euros) durante el primer trimestre por las abruptas caídas registradas en Bolsa durante las primeras semanas de la irrupción de la pandemia.

En el conjunto del primer semestre de 2020, el beneficio neto de BlackRock alcanzó los US$2.020 millones (1.767 millones de euros), lo que equivale a un descenso de 1,8%, al tiempo que su facturación se elevó 7,1%, hasta US$7.358 millones (6.438 millones de euros).