Los beneficios, por su parte, recuperaron el ritmo de crecimiento que habían perdido en trimestres anteriores y se elevaron un 10%.

Expansión - Madrid

El fabricante del iPhone reportó unos ingresos entre octubre y diciembre de 91.800 millones de dólares, lo que supone una subida del 9% respecto a la recta final de 2018. Se trata del periodo de mayores ventas de Apple por la temporada navideña.

Los beneficios, por su parte, recuperaron el ritmo de crecimiento que habían perdido en trimestres anteriores y se elevaron un 10%, hasta 2.200 millones de dólares equivalentes a 4,99 dólares por acción, también una cifra récord.

Los resultados se apoyaron en la solidez del negocio del iPhone, que logra ahuyentar las dudas sobre su negocio al aportar ingresos de 55.960 millones de dólares, un 7,6% más. Apple ha dejado de comunicar las cifras por unidades vendidas, lo que limita el análisis sobre la evolución del teléfono estrella.

El negocio de servicios, por su parte, se consolidó en el tercer trimestre del año como la gran fuente de diversificación de la multinacional. Los ingresos de esta división superaron los 12.700 millones de dólares, lo que implica una subida del 17%.

Mientras, la venta de productos incluidos en la categoría de 'wereables', como el Apple Watch, rebasaron los 10.000 millones de dólares de facturación, un 36% más.

Como contrapartida, el iPad y el ordenador Mac registraron caídas de ingresos del 11% y del 3,4%, respectivamente.

La evolución por áreas geográficas de Apple entre octubre y diciembre también ha sido muy positiva, destacando sobre todo el negocio en China. Pese a la ralentización del crecimiento del gigante asiático y la guerra comercial, la tecnológica ha elevado sus ingresos en la región un un 3,1%.

Apple también ha impulsado su actividad en Europa, donde ha crecido un 14%, hasta 23.270 millones de dólares, y en Estados Unidos, su principal mercado, que ha aportado 41.370 millones de dólares al negocio, un 12% más.

Para el periodo en curso, Apple espera una facturación de entre 63.000 y 67.000 millones de dólares, un margen bruto de entre el 38% y el 39%, y gastos operativos de hasta 9.700 millones de dólares.

Como resultado, las acciones de Apple subían por encima del 2% en el cierre prolongado de Wall Street, llevando su capitalización hasta cerca de 1,4 billones de dólares.