Las microempresas serán las más afectadas y los créditos de los gobiernos de la región para las compañías no superan 4% del PIB

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicó el informe ‘Sectores y empresas frente al covid-19: emergencia y reactivación’ en el que detalló que “2,7 millones de empresas podrían cerrar, la mayoría de ellas microempresas, lo que implicaría la pérdida de 8,5 millones de empleos”.

Durante la presentación de la publicación, la Secretaria Ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena, resaltó que la crisis actual podría generar el cierre de 19% de las empresas formales, siendo las microempresas las más afectadas, debido a que los cierres podrían superar 2,6 millones, mientras que de las grandes esta cifra rondaría 406.

En línea con estas estimaciones, Bárcena señaló que “el impacto será muy diferente según el sector y el tipo de empresa. Varios de los sectores fuertemente afectados, como el comercio y los hoteles y restaurantes, cuentan con gran cantidad de microempresas y pequeñas empresas, que serán las más golpeadas”.

La anterior afirmación está respaldada en que, por ejemplo, el segmento del comercio podría registrar una pérdida de 1,4 millones de empresas y cuatro millones de puestos de trabajo formales, mientras que el turismo perdería, por lo menos, 290.000 empresas y un millón de empleos a causa de la crisis generada por la actual pandemia.

Estas estimaciones se conocen en un momento en el que la Cepal ha identificado 351 acciones adoptados por los gobiernos regionales para evitar un impacto mayor en la salud del sector empresarial. Bárcena aseguró que a pesar de los esfuerzos, las medidas que se han tomado por parte de las autoridades de las autoridades del vecindario son suficientes, ya que en la mayoría de países, los monto anunciados de crédito son inferiores a 4% del PIB.

Por lo que desde la Cepal proponen cuatro medidas, a saber: ampliar los plazos y los alcances de las líneas de intervención en materia de liquidez y financiamiento; cofinanciar la nómina salarial de las empresas durante seis meses; realizar transferencias directas a los trabajadores autónomos; y apoyar a las grandes empresas de sectores estratégicos que resulten gravemente afectadas.