Con la barranquillera, desde 2009 son 36 empresas las que han dejado de cotizar en la bolsa local. En la lista destacan Isagen, Odinsa, Valorem y Biomax

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

La Bolsa de Valores de Colombia volverá a cambiar el número de emisores de acciones, pues la barranquillera Tecnoglass, después de tan solo cinco años en la Bolsa, decidió deslistar la especie y seguir apostando por el mercado estadounidense, exclusivamente, en el índice Nasdaq.

Con esta decisión, que se completará en 2020, ya son 36 emisores los que se han ido en 10 años, por fusiones o cancelaciones, lista entre las que destacan empresas como: Isagen (2017), Odinsa (2018), Valorem (2018) y Biomax (2019). (Ver gráfico)

“Una carga fuerte en reportes, costos y gestión administrativa que no estaba siendo compensada con los beneficios tangibles de permanecer listados” fue la principal razón que Christian Daes, COO de Tecnoglass, dijo que impulsó la decisión de decirle adiós a la Bolsa local.

Precisamente, esta movida permitirá, según José Manuel Daes, director ejecutivo de Tecnoglass, enfocarse en Estados Unidos, en donde las ventas pasaron de 60% en 2015 a más de 85% en lo que va de 2019”.

LOS CONTRASTES

  • Andrés MorenoAnalista bursátil

    “En el mercado no se permite que los propios dueños generen democratización. La Bolsa es costosa y hacen falta muchas bancas de inversión. Antes eran 40 comisionistas y hoy ya solo quedan 18”.

  • Carlos Rodríguez Gerente de renta variable de Ultraserfinco

    “Las empresas no ven a la Bolsa como una opción de financiamiento. La cultura en el país no está enfocada a la inversión, y los colombianos no tenemos suficiente apetito o tolerancia al riesgo”.

Para el Chief Operating Officer de Tecnoglass la cotización en Nasdaq ha sido lo contrario al mercado colombiano, ya que allí lograron completar cerca de US$400 millones para consumar la alianza con St. Gobain, por lo que los negocios en el país liderado por Donald Trump seguirán siendo el objetivo de la firma que tuvo ingresos operacionales de US$329,5 millones a septiembre.

Se prevé que, a partir de 2021, la totalidad de las acciones de Tecnoglass esté en Nasdaq, ya que el proceso de desliste total de la BVC demora entre seis y nueve meses. Por lo que Daes aclaró que “los colombianos podrán seguir participando de la valoración de la compañía, invirtiendo directamente en Nasdaq, donde la acción ha duplicado su liquidez este año”.

Para los expertos, parte de la explicación de esta salida se debe a que hay pocas comisionistas en la Bolsa de Valores de Colombia. Andrés Moreno, analista bursátil, dijo que hay un problema de estructura “porque no permite que los propios dueños generen la evolución del mercado democratizado y abierto. La Bolsa es costosa, y hacen falta muchas bancas de inversión. Antes eran 40 comisionistas, y hoy quedan 18”.

Moreno explicó que el problema de emisores de acciones también radica en las empresas “porque no ven el mercado de valores como una fuente de financiamiento y capitalización”, y mencionó que los intermediarios solo creen que el mejor producto son los FIC y no promueven el mercado accionario, y que la BVC no ha visto los problemas estructurales.

Empresas como Colsanitas (2009), Eternit (2010), Brio (2011), TGI (2011), Telefónica (2012), Santander (2013), Helm (2014) y Pacific (2016) sufrieron, según los expertos, en mayor o menor medida de esta problemática general, aunque también aclararon que muchas veces la decisión de deslistar se debe a un cambio de estructura vía adquisición o fusión.

Carlos Rodríguez, gerente de renta variable de Ultraserfinco, afirmó que adicional al tema de la falta de visión de las empresas que no prevén fondearse en el mercado, “la cultura en el país no está enfocada a la inversión. Los colombianos no tenemos suficiente tolerancia al riesgo y esa es una falla estructural”.