Bajo este concepto se transfirieron $1,13 billones entre el 1 de marzo y el 31 de julio, según datos de la Superfinanciera

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Las cesantías continúan reafirmándose como una de las previsiones clave para los trabajadores que han registrado algún impacto en sus ingresos por la pandemia. Esto se refleja en que 820.821 personas retiraron sus cesantías argumentando la terminación de su contrato, entre el 1 de marzo al 31 de julio de este año, según la Superintendencia Financiera de Colombia.

Los retiros de este ahorro por dicho concepto en cuatro meses no solo se convirtió en la principal razón de los retiros, con 34,5% del total, sino que también ascendió a $1,13 billones, lo que representó una disminución de 5,8% frente al mismo periodo del año anterior, cuando el monto retirado bajo este factor se ubicó en $1,19 billones.

El impacto negativo en los ingresos de los hogares colombianos de las cuarentenas también se refleja en que 336.216 personas retiraron sus cesantías por disminución de ingresos, por lo que el monto retirado bajo este nuevo concepto superó la barrera de $292.000 millones, lo cual ubicó a esta razón por encima de la educación y otros.

Con base en el protagonismo que ha adquirido la disminución de ingresos en el retiro de cesantías, Iván Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, aseguró que “el retiro del auxilio de cesantías para compensar la disminución del salario en los términos del decreto 488 de 2020 desnaturaliza el carácter de ahorro forzoso de esta prestación y evidencia la ausencia de amortiguadores sociales para responder a los periodos de crisis para proteger el ingreso de los trabajadores en contextos de contracción económica”.

Este comportamiento de las cesantías se conoce en medio de un panorama en el que se registró que la tasa de desempleo a nivel nacional llegó a 20,2% en julio, es decir, 9,5 puntos porcentuales más que julio de 2019, cuando el dato fue de 10,7%, según información del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

En línea con esto, Andrés Felipe Izquierdo, gerente general de la firma especializada ISP, explicó que “las cesantías son, en principio, un seguro contra el desempleo, así que en tanto no se logre disminuir la tendencia al alza en la pérdida de empleos, el retiro de cesantías seguirá siendo mayor al registrado en el segundo semestre de 2019, pero no tan alto como lo fue en el primer semestre de 2020, debido a la terminación de las cuarentenas y la reactivación gradual que empezó”.

Sobre el futuro del retiro de cesantías, Izquierdo también agregó que es importante tener en cuenta que la recuperación será lenta y no se va a lograr la recuperación de los cinco millones de empleos perdidos en el corto plazo, por lo que las cesantías continuarán siendo un aliado importante de los trabajadores formales, en medio de esta coyuntura desatada por la pandemia del nuevo coronarvirus.

LOS CONTRASTES

  • Andrés Felipe IzquierdoGerente general de la firma especializada ISP

    “Debido a que la pandemia nos ha enseñado la importancia del ahorro, se debería debatir sobre las excepciones del retiro de las cesantías”.

Lo expuesto por Izquierdo se refleja en que, por ejemplo, “los empleadores colombianos informan expectativas de contratación lentas para el próximo trimestre. Alrededor de 10% de los empleadores pronostican un aumento en las nóminas, 20% augura una disminución y 67% no espera ningún cambio, según los resultados de una encuesta de ManpowerGroup.

Pese a los desafíos que ha tenido y seguirá teniendo el mercado laboral, la Superfinanciera señaló que se transfirieron $846.029 millones a 350.653 cuentas bajo el concepto de adquisición de vivienda y $686.751 millones a 326.363 cuentas por mejora o liberación del hogar. Con base en estos datos y los desafíos del mercado laboral, Izquierdo dijo que sería bueno restringir la posibilidad de retiro de cesantías solo para la pérdida del empleo.