El desarrollo de los contagios de covid-19 en Estados Unidos y las tensiones entre este país y china generarían mayor volatilidad

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

La volatilidad que ha generado la pandemia en los mercados globales no cesa y después de un par de semanas en las que la tasa de cambio se negoció por debajo de $3.600, la semana pasada el dólar se fortaleció frente al peso colombiano y el viernes cerró en $3.652,60.

Los analistas consultados por LR consideran que lo que ocurra en los mercados internacionales seguirá siendo el factor que defina el movimiento de la tasa de cambio. Por ello, lo relacionado con la propagación del covid-19, así como las tensiones políticas y comerciales llevarán a que el dólar aumente a $3.692, en promedio, durante esta semana.

“Continuamos anticipando un incremento en la volatilidad, en la medida que los gobiernos en Estados Unidos continúen retrasando las reaperturas, y por el contrario empiecen a restringir la movilidad, en línea con el incremento exponencial de contagios en Texas, Florida y California”, señaló Andrés Herrera, gerente de portafolio de Colfondos.

En esta misma línea, Edward Moya, analista senior de mercados de Oanda, destacó que el covid-19 sigue afectando a la región de Estados Unidos conocida como el ‘Cinturón del Sol’ y y eso ha empezando a descarrilar la recuperación económica.

“Se prestará mucha atención a California y sus restricciones recientes, que con suerte retrasarán la rápida propagación. Los estadounidenses deben mostrar signos de que pueden cambiar su comportamiento, de lo contrario, la recuperación económica continuará estancada”, dijo.

En lo que respecta a las tensiones entre Estados Unidos y China, si estas continúan podrían seguir incrementando la aversión al riesgo y presionando al alza los precios de los activos refugio, tales como el dólar o el oro. Este último logró el viernes su sexta semana consecutiva de ganancias.

“En efecto, la búsqueda de activos refugio vino por cuenta de la eliminación por parte de Estados Unidos del trato preferencial que mantenía con Hong Kong, lo que supone nuevas barreras comerciales para la ex colonia británica”, explicó José Luis Mojica, analista de investigaciones económicas de Corficolombiana.

Otro factor que también podría presionar la tasa de cambio al alza, por su relación inversa con esta, es el precio del petróleo. El viernes los precios de los barriles cayeron ligeramente por la preocupación de que el aumento de casos de covid-19 disminuya la demanda de combustible. Además, los principales países productores de crudo se preparan para aumentar el bombeo.

LOS CONTRASTES

  • José Luis Mojica AgudeloAnalista Investigación Económica Corficolombiana

    “En las próximas jornadas la mayor volatilidad estaría marcada por la incertidumbre sobre el avance del covid-19 y su impacto en la recuperación de la economía”.

“Las cotizaciones de crudo a nivel mundial soportaron un leve retroceso por el anuncio de la disminución en el recorte que venía haciendo la Opep+ hasta los 7,7 millones de barriles diarios”, dijo Mojica.

Los analistas estiman que el precio del barril de WTI se negociará en promedio a US$40,9.

En cuanto a los datos más relevantes para esta semana, Gabriel Granados, de la dirección de investigaciones económicas de Previsora, resaltó la publicación de los PMI preliminares de Estados Unidos, Japón y la Zona Euro, “que darán cuenta de la reactivación económica global”.

Herrera también mencionó que “las discusiones en torno al paquete fiscal de más de US$700 billones de la Zona Euro, que de lograrse alcanzaría una consolidación fiscal del bloque sin precedentes, y las discusiones de la implementación del tercer paquete fiscal en Estados Unidos, serían factores claves”.

El Colcap se mantendría en niveles de 1.155
De acuerdo con las comisionistas y expertos consultados, esta semana el principal índice de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) estaría, en promedio, en 1.155 unidades. Esta cifra no es muy distinta a las que registró el Colcap los últimos dos días de la semana pasada, cuando cerró en 1.153,15 puntos y 1.156,16 unidades, respectivamente. Para Moya, el índice debería permanecer dentro de este rango debido a que las perspectivas para América Latina siguen siendo mixtas, pero mencionó que una nueva reducción del Banco de la República sobre la tasa de intervención generaría mayor estímulo.