La cartera bruta aumentó 22,6% en el segundo trimestre en comparación con el mismo periodo de 2019, pues llegó a $209,3 billones

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

En medio de la pandemia y de su impacto en la economía, que durante el primer semestre llevó a una contracción de 7,3% en el PIB, el Grupo Aval obtuvo ganancias por $1,02 billones en el primer semestre, 35,05% menos de lo logrado en el mismo periodo de 2019, cuando ascendieron a $1,58 billones.

Entre abril y junio, el grupo obtuvo una utilidad neta de $323.351 millones, lo que significó una contracción de 60,24% respecto al segundo trimestre del año pasado, cuando se ganaron $813.200 millones. Esta disminución se atribuyó principalmente al aumento de 78,9% en el gasto de provisiones, con un total de $1,6 billones para el segundo trimestre.

Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez, presidente del Grupo Aval señaló que, dado que las cuarentenas en Colombia y en los países de Centroamérica en donde el holding tiene presencia ya está llegando a su fin, se espera “que haya una recuperación económica y mejores resultados más adelante”.

Sin embargo, el directivo destacó que el gasto de provisiones se mantendrá alto al cerrar el año y que se espera un mayor deterioro de la cartera vencida en los siguientes trimestres.

LOS CONTRASTES

  • Luis Carlos Sarmiento GutiérrezPresidente de Grupo Aval

    “Con la implementación de cuarentena en los países en los que operamos, hubo una disminución sustancial en el uso de tarjetas de crédito, cajeros electrónicos y otros productos”.

En lo que se refiere a la cartera bruta, esta aumentó 22,6% en el segundo trimestre respecto al mismo periodo de 2019, pues pasó de $170,7 billones a $209,3 billones.

El grupo indicó que el crecimiento en la cartera fue impulsado principalmente por aumentos de 25,6% en la comercial, de 14,8% en la de consumo y de 32% en la hipotecaria.

Con la adquisición de Multi Financial Group en Panamá, proceso que finalizó en mayo, la entidad contribuyó con $12,7 billones de cartera bruta, la cual está distribuida en $7,1 billones de comercial, $3 billones de consumo y $2,6 billones de hipotecaria. De acuerdo con Sarmiento Gutiérrez, la cartera de Centroamérica pasó a representar 36% de la cartera total.

Cabe agregar que esta adquisición representó un aumento de aproximadamente $18,6 billones en los activos consolidados y de alrededor de $16,7 billones en los pasivos consolidados. En los últimos 12 meses, los activos consolidados del holding aumentaron 25,8% a $333 billones.

El ingreso por comisiones y honorarios del primer semestre estuvo en línea con los del primer semestre del año anterior, pero en el segundo trimestre se registró una disminución de 18,8% en estos ingresos en comparación con el trimestre anterior. En Colombia, el ingreso neto por comisiones y honorarios disminuyó 20,8% en el último año y 17, 8% en el trimestre.

Andrea Atuesta, analista del sector financiero de Bancolombia, señaló que esta caída se atribuye “a una menor transaccionalidad en tarjetas de crédito durante la cuarentena”.

En cuanto a los ingresos no financieros del Grupo Aval, estos registraron una disminución de 60,1% frente al mismo periodo del año pasado.

“La reducción se debió principalmente a una caída en los ingresos del sector de infraestructura, ya que el aislamiento obligatorio en Colombia detuvo la construcción de los proyectos de 4G. Sin embargo, el Gobierno ya ha levantado la mayoría de las restricciones y se ha retomado la construcción”, indicó Sarmiento Gutiérrez.

Los alivios otorgados por la coyuntura
Debido a la pandemia, Grupo Aval otorgó alivios a sus clientes por más de $75,4 billones, lo que equivale a 36% de la cartera bruta. En Colombia, los alivios crediticios alcanzaron 30% de la cartera con un total de $39 billones, de los que 92% fueron solicitados por los clientes y 8% fueron otorgados de manera automática. En Centroamérica, los alivios representaron 47% de la cartera con un total de US$9,6 billones, de los que 40% fueron solicitados por los clientes y 60% se otorgaron de manera automática. En Colombia, 18% de los créditos aliviados siguen activos, mientras que en Centroamérica esta cifra es de 22%.