Los inversionistas mantienen cautela por el aumento en los casos de covid-19 a nivel global. Además, el petróleo retrocedió

Juan Sebastian Amaya

En la jornada de ayer, el precio del dólar inició a la baja y se acercó a $3.600. Sin embargo, a media jornada se recuperó y, con un leve incremento de $1,50, se cotizó en promedio a $3.617,25.

Los expertos señalan que este comportamiento se debe a que los inversionistas mantienen expectativas sobre la publicación de datos económicos claves en Estados Unidos y China durante esta semana, así como de resultados corporativos.

Sumado a lo anterior, el mercado mantiene cautelas por el aumento de contagios de covid-19 en la región, especialmente en Brasil y Colombia, en donde la cantidad de muertos por la pandemia superó a las cifras de América del Norte por primera vez desde su inicio.

“Las monedas latinoamericanas ceden a pesar de que el dólar también cae antes de los próximos datos minoristas en Estados Unidos, que serán claves para evaluar si se justifica su cauto optimismo sobre el panorama económico. Con otra temporada de reporte de ganancias que comienza esta semana, el optimismo actual también podría ser el resultado de la creencia de los inversores en mejores resultados de lo que se hubiera esperado hace solo unas semanas”, dijo Ricardo Evangelista, analista de ActivTrades.

Entre tanto, los precios del oro subieron por encima de US$1.800 por el mismo aumento de los casos de contagio en EE.UU., lo que, para el mercado, incrementó las esperanzas de más estímulos por parte de la Reserva Federal para amortiguar las consecuencias económicas de la pandemia.

Petróleo cayó por avance de la pandemia
Los precios del crudo cayeron 1% por el aumento diario récord en los casos de covid-19 a nivel mundial y un alza de infecciones el fin de semana en Estados Unidos, lo que generó temores de nuevos cierres en el país, junto a las crecientes tensiones de Washington y Europa con China.

Según el último cierre de Reuters, el internacional Brent, referencia para el mercado colombiano, perdió 1,2% a US$42,72 el barril, mientras que el West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) cedió 1,1%, a US$40,10 el barril.