El peso colombiano se recuperó gracias a la mayor tranquilidad en el mercado global y a una menor tendencia a la baja del petróleo

Juan Sebastian Amaya

Esta semana, en la que Colombia vio que el precio del dólar alcanzó su precio más alto en la historia ($4.153), cerró con un leve alivio en la tasa de cambio y, con una reducción de $76,24, la divisa se negoció en un promedio de $4.077,72 y sintió un alivio después de las repetidas alzas continuas que lo llevaron a romper récords.

La propagación del virus Covid-19 por el mundo, y en especial en Colombia (que ya cuenta con más de 140 casos confirmados), y el desplome en los precios del petróleo son la principal razón de este comportamiento y del rezago en la economía mundial que, según los analistas, este año podría entrar en recesión.

Al respecto, Raúl Moreno, director de estrategias de mercado de Global Securities, explicó que esta leve recuperación tiene que ver con la tranquilidad y menor volatilidad que el mercado local e internacional vivió en la última jornada de la semana y destacó que aún no se evidencian noticias positivas en medio de la turbulencia económica generada por la propagación del Covid-19.

“Se observó una mayor tranquilidad en los mercados internacionales, no hay noticias positivas, más bien fue por una ausencia de noticias negativas porque las caídas en los últimos días fueron muy altas, por eso los mercados tomaron un leve respiro. Un mayor fortalecimiento del peso se revirtió por la incertidumbre en los precios del petróleo que causó la reunión de Donald Trump y la Opep”, comentó.

Además, el experto aseguró que, a través de una reducción en las tasas de interés la próxima semana, el Banco de la República le daría un alivio, un empujón y mayor dinámica a la economía colombiana para que no sufra un impacto negativo mayor al que ya registra y que, según Moreno, puede llevar a que en el primer trimestre del año tenga un crecimiento inferior a 2,5%.

“Sería una medida pertinente, el mercado estaba esperándola esta semana porque el impacto del Covid-19 podría ser más largo de lo esperado inicialmente y se extendería por más de dos meses. Lo más pertinente es que el Emisor sí baje tasas de entre 50 hasta 100 puntos básicos, dependiendo de las consideraciones que tenga sobre los impactos en el crecimiento económico y la inflación”, puntualizó Moreno.

Entre tanto, Alexander Londoño, el analista de mercados de ActivTrades, opinó que, en general, las monedas latinoamericanas recuperaron algo del terreno perdido frente al dólar a medida que regresó el apetito por el riesgo a los mercados y los inversores buscan divisas de más alto rendimiento.

“Los tipos de interés en Estados Unidos han bajado casi a 0%, pero el dólar se ha mantenido fuerte por su condición de instrumento refugio. Al regresar el apetito por el riesgo, los inversores se inclinan por divisas que estén pagando un interés más alto. El peso chileno es el que más terreno ha recuperado, con una ganancia de 1,64%, seguido por el real brasileño que sube un 1,58% y el peso colombiano que sube un 1,27%”, argumentó el analista.

Oro bajó US$220 desde la semana pasada, cuando superó US$1.700
Los precios del oro llegaron a subir más de 3,1% el viernes porque los inversores hicieron una pausa en su búsqueda de efectivo, luego de que de las medidas tomadas por los bancos centrales para reducir el impacto del Covid-19 fortalecieron la confianza del mercado. El oro al contado subió 0,7% a US$1.480,53 la onza.

Sin embargo, perdió 3% durante la semana. Los futuros del oro en Estados Unidos avanzaron 0,4% a US$1.484,6. El metal perdió más de US$200 desde la semana pasada, cuando superó los US$1.700 por onza.