El presidente ejecutivo de Bancamía, dijo que tienen como objetivo atender las necesidades de los migrantes venezolanos

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Para continuar con su apuesta por la inclusión financiera, Bancamía e IFC firmaron un acuerdo para ofrecer productos y servicios a los migrantes venezolanos en el país. Miguel Ángel Charria Liévano, presidente ejecutivo de Bancamía, habló con LR sobre esta iniciativa.

Con el acuerdo entre Bancamía e IFC para otorgar productos y servicios a los migrantes venezolanos en Colombia, ¿qué ofrecerán?
Este acuerdo tiene como objetivo diseñar una oferta de valor integral de productos y servicios financieros que reconozca las necesidades particulares de esta población de migrantes venezolanos en términos de crédito, ahorro y seguros, además de sus necesidades de educación financiera y formación empresarial.

¿A cuántas personas quieren llegar con esta apuesta?
Del análisis realizado sobre las cifras recaudadas por la Gran Encuesta Integrada de Hogares del Dane, se cuenta con una caracterización sociodemográfica sobre 742.390 venezolanos en situación regular, en donde se identifica que 22% son microempresarios.

El propósito es desarrollar y atender a este segmento de clientes ubicados principalmente en Cúcuta, Bucaramanga, Pamplona, Bogotá, Medellín, Barranquilla y Cartagena.

¿Qué servicios ofrecen para esta población?
Bancamía, entidad del Grupo Fundación Microfinanzas Bbva, les brinda actualmente una oferta de valor financiera que integra productos de ahorro transnacional y ahorro programado, de inversión como los CDT’s, créditos para financiación de capital de trabajo e inversión, además de seguros dirigidos a proteger su bienestar, el de la familia y el negocio. Adicionalmente, mediante el asesoramiento objetivo personalizado y más recientemente por canales digitales, brindamos educación financiera que les permite tomar mejores decisiones sobre la administración de los recursos de sus negocios.

Asimismo, hemos incorporado dentro de los beneficios para atender las necesidades de los microempresarios venezolanos, formación especializada para el emprendimiento y fortalecimiento socio-empresarial de emprendedores y microempresarios, en alianza con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

¿Cuál es el perfil de esta población al que van dirigidos?
El programa va dirigido principalmente a los microempresarios migrantes venezolanos que se encuentren en situación regular en el país. Asimismo, queremos poner un foco especial de género, en el que esperamos que 54% de los productos llegue a mujeres emprendedoras y microempresarias.

¿Cómo aporta Bancamía a la inclusión financiera y qué estrategias está implementando para bancarizar más personas?
De los 1,2 millones de clientes con que cuenta el Banco, 44% se ubica en zonas rurales del país, 54% son mujeres, 47% a lo sumo tiene educación primaria y 80% se encuentra en condiciones de vulnerabilidad económica: situaciones que dificultan el acceso a productos y servicios financieros, pero que hoy estamos atendiendo a lo largo del país con una red de 215 oficinas y más de 11.000 corresponsales bancarios con que hacemos presencia en 91% de los departamentos.

¿Cuál ha sido el impacto de esta coyuntura en el segmento de microfinanzas?
La reapertura impone la necesidad de incurrir en costos adicionales e inversiones para la adecuación de los negocios. No hay que perder de vista que este sector microempresarial moviliza la economía del país, y en ese sentido, apoyar su reactivación mediante nuevos recursos de crédito es una necesidad. Con este propósito, en Bancamía hemos desembolsado desde que inició la pandemia más de $167.000 millones en créditos a clientes del Banco y esperamos que esta dinámica se acelere en los próximos meses.

LOS CONTRASTES

  • Elizabeth Martínez de MarcanoGerente para la Región Andina de IFC

    “Uno de los aspectos más inspiradores de este acuerdo es su enfoque especial de género. La mitad de las nuevas cuentas de ahorro y créditos que se deriven de este proyecto serán destinadas a mujeres”.

¿Cuáles son los retos que ha dejado la pandemia?
Una de las mayores enseñanzas que nos deja este período es la necesidad de interconexión de los microempresarios.

¿Cómo les ha ido con el seguro que sacaron con Mapfre?
Desde el 10 de agosto a la fecha nuestras clientas han adquirido más de 6.200 pólizas que evidencia la aceptación.

¿Cómo está Colombia en microfinanzas comparada con el resto de los países de la región?
Para empezar, hay que destacar que en los últimos años Latinoamérica ha sido una región líder en microfinanzas a nivel mundial. En ese contexto Colombia ha tenido un desarrollo muy importante en la formalización de su industria microfinanciera, muchas de las entidades que nacieron como ONG’s dieron el paso y hoy son Bancos de microfinanzas, además, se sigue manteniendo a un amplio número de entidades prestando servicios financieros a los microempresarios, desde ONGs, bancos Comerciales, bancos de microfinanzas, y Coorperativas.

Para el 2015, en un estudio desarrollado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se tenía que el promedio de microempresarios de la región que se encontraban cubiertos por el sector financiero ascendía a 25,7%, frente a este promedio, Colombia presentaba una cobertura de 32,4%. Asimismo, el país mostraba una atención al sector informal de 21,9% frente al promedio regional de 15,8%.

Desde otra óptica, en términos de prestatarios activos, Colombia es el tercero a nivel regional con más de 3 millones de usuarios atendidos por la industria microfinanciera, detrás de México que cuenta con 6,4 millones y Perú con 4,9 millones de personas.

Finalmente, vale la pena destacar los resultados del país en inclusión financiera, tarea en la que las Microfinanzas contribuyen directamente, facilitando esa primera vinculación al sector financiero formal de cientos de miles de colombianos. En este contexto, se tiene que, al cierre de 2019, el BID, en compañía de la Fundación de Bill y Melinda Gates, llevó a cabo el “Microscopio global de 2019: El entorno propicio para la inclusión financiera”. Los resultados posicionaron a Colombia como el líder en inclusión financiera entre una muestra de 55 países.

Las iniciativas del banco en zonas rurales
“Llegar hasta las poblaciones más alejadas del país es, todavía hoy, un desafío. Es en las zonas rurales donde se concentran los mayores niveles de pobreza y de exclusión financiera por la dificultad que supone acceder a ellas. Nos hemos acercado a estas zonas a través de la digitalización de nuestros procesos, lo que hoy permite llevar el banco hasta los negocios de los microempresarios y ponerlo también en sus manos, reduciéndoles costos en desplazamientos y tiempo. Seguimos trabajando en el diseño de soluciones integrales para los pequeños productos agropecuarios, con iniciativas estratégicas”, dijo Charria.