La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Rubén López - rlopez@larepublica.com.co

En las últimas dos semanas el caso Interbolsa ha dado un nuevo giro y cada vez son más los datos y razones que se conocen sobre el descalabro financiero de la comisionista. Este es el caso de la presentación del esperado informe forense sobre las razones por las que quebró la entidad, en este se estima que el desfase financiero de la firma podría ascender a $250.000 millones.

Precisamente, con esta ‘autopsia’ del caso, se pretende esclarecer todas las dudas que aún rondan en la investigación. De acuerdo con el superintendente de sociedades Luis Guillermo Vélez, los acreedores deben saber cual fue la causa para que el operador del mercado que tenía el 35% de participación, de un día para otro presentara una situación de iliquidez.

Un hueco difícil de recuperar
En el informe que presentó el liquidador del Grupo Interbolsa Pablo Muñoz, se hizo un diagnóstico sobre la situación financiera del proceso. Tal como destacó, actualmente se puede considerar que el hueco de capital en la compañía es de una cifra cercana a $250.000 millones, aunque se precisó que es una cifra aún sin confirmar por la Superintendencia de Sociedades.

En este sentido, Muñoz presentó los estados financieros que tiene la liquidación. “Actualmente los activos de la compañía están valorados nominalmente en $160.000 millones, una cifra que a precio de mercado podría quedar en unos $60.000 o $70.000 millones y con la que se tienen que cubrir unos pasivos de más de $250.000 millones”.

De esta cifra, en la presentación se destacó que $171.000 millones ya fueron reconocidos, mientras que $64.000 millones han sido postergados, $74.000 millones están en contingencia y $75.000 millones con pocas probabilidades de recuperación.

Estos datos presentan un panorama complicado para recuperar el dinero perdido por muchos inversionistas y mas aún teniendo en cuenta que el principal deudor es el italiano Alessandro Corridori, que acumula una deuda de más de $90.000 millones.

Pero lo que aterra no es el monto que debe este personaje, sino que tal como destacó el liquidador de la sociedad, “lo único que tenemos para embargarle es una cédula de extranjería”, lo que demuestra que la posibilidad de recuperar el dinero es casi nula y esto terminaría con la esperanza de miles de personas que confiaron en la comisionista.

Para completar el desalentador panorama, el liquidador sostiene que “en el proceso se va detrás de empresas de papel, por lo que queda un largo camino para encontrar qué bienes se pueden embargar susceptibles de remate. El problema es que muchas son empresas que no tienen nada detrás por lo que veo con mucho pesimismo que se pueda recuperar esa cifra”, concluyó Muñoz.

En cuanto a la venta de bienes y operaciones de Interbolsa, en la liquidación ya ha quedado patente que a través de las ventas no se logrará cubrir las obligaciones. “Ejemplos como la venta de Acercasa, por la que hemos logrado una suma muy inferior a la esperada o la operación en Panamá, por la que ingresamos US$2 millones, dejan clara la diferencia entre activos y pasivos”.

Es por esto que la esperanza para lograr el mayor capital posible se verá aplazada hasta que se presenten los resultados del proceso de embargo de bienes a los implicados con el descalabro.

Con todo esto, sin duda la pregunta fundamental es ¿qué pasó para que se diera la quiebra de Interbolsa?
Por supuesto, la respuesta no puede atender tan solo a una razón. Como consideró Muñoz, las causas del descalabro son muchas, ya que nada se desmorona por una sola cosa, sin embargo el resumen podría ser que “se dio una cadena de errores administrativos, irregularidades y de torpes decisiones gerenciales”.

En este sentido, el informe destaca las inversiones poco productivas que se hicieron entre el año 2008 y 2012, que ascendieron a $142.000 millones, entre las que destacan los $35.000 millones que se gastaron en Acercasa y en las operaciones de Brasil, así como los $56.000 millones que se destinaron a Fabricato, cuanto su valor es de unos $8.000 millones, lo que prueba la mala administración.

A esto, se suman los $66.000 millones que la compañía decidió repartir en dividendos a sus accionistas, lo que produjo un egreso de caja en estos años de $208.000 millones.

Hay que tener en cuenta además la estructura poco rentable que tenía la compañía en donde la comisionista representaba 84% de los ingresos, mientras que 16% restante provenía de Interbolsa SAI e Interbolsa Panamá. Así, las operaciones en Estados Unidos y Brasil, presentaban pérdidas por US$26.470 millones.

Esto, refleja que la caída de la comisionista se llevó por delante la capacidad financiera de todo el grupo.

Actividades irregulares
En cuanto a los cuatro puntos en los que se enfoca la investigación, una de las principales conclusiones es que se produjeron actividades ilícitas. El caso más llamativo es el de Fabricato, donde Muñoz aseguró que “desde 2011 cuando empezó la especulación, la gente de Interbolsa no tenía motivaciones distintas a favorecer al Grupo Corridori”, esta manipulación se habría empezado desde que se compró a Proyectar Valores quienes ya tenían al italiano como cliente.

Así, aún faltan muchas piezas que encajar en el rompecabezas de Interbolsa y las próximas investigaciones que se publiquen ayudarán en el proceso, por ahora se esperan las cuentas finales de la holding.

EasyFly, otro caso de estudio en el informe forense
Otro de los aspectos principales en los que se fijó el informe realizado por la firma Kpmg, se centró en el caso de EasyFly. En este punto, Pablo Muñoz explicó que en el momento que empezó el proceso de liquidación, Interbolsa tenía en su poder una participación sobre la compañía de 10%, cifra a la que habría que sumarle otro 10% que se recuperó posteriormente. Aún así, la firma comisionista, antes de su caída contaba con una participación total sobre la aerolínea de 40%, por lo que las dudas surgieron en cuanto a la pregunta de dónde había ido a parar ese 20% restante, algo que según el propio Muñoz fue a manos de terceros involucrados en el caso.

Las opiniones

Luis Guillermo Vélez
Superintendente de Sociedades

“La realización de este informe es necesaria para que los acreedores sepan las razones de la caída y para atribuir la responsabilidad civil, comercial o penal a los culpables del caso”.

Pablo Muñoz
Liquidador de Grupo Interbolsa

“El Grupo Corridori tiene una deuda de más de $90.000 millones de los que las posibilidades de recuperar son parecidas a cero, ya que de él lo único que tenemos es su cédula”.

MÁS DE FINANZAS

Bolsas 24/09/2020 Tras una jornada volátil, el dólar cerró en $3.827 por un aumento de la aversión al riesgo

Los precios del petróleo se recuperaron más de 0,4% y los barriles se negocian por encima de US$40 tras la caída de la producción

Bolsas 25/09/2020 El Banco de Bogotá emitió dos series de bonos verdes por $300.000 millones en la BVC

Para esta emisión de títulos, la entidad contó con el apoyo de Climate Bonds Initiative (CBI), Metrix Finanzas y el Gobierno británico

Seguros 26/09/2020 Seguros Bolívar lanzó línea de pólizas verdes enfocadas en los carros eléctricos e híbridos

Super Pagos compartió su nuevo producto Atienda, una plataforma web y móvil para los micro comercios de Colombia

MÁS FINANZAS