Sin las ayudas, la tasa de crecimiento real de esta modalidad hubiera sido de 7,4%, en lugar del 8,1% reportado para julio

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

A julio de 2020, el total de la cartera bruta de los establecimientos de crédito se ubicó en $526,2 billones, lo que representó un aumento de 6,5% frente al mismo periodo del año anterior, cuando el monto total de los préstamos desembolsados se ubicó en $484,5 billones.

El tipo de crédito que más jalonó el crecimiento de la cartera bruta, al cierre de julio, fue el comercial con un aumento de 8,1%. A continuación, se ubicaron la cartera de vivienda, que tuvo un alza de 5,74%, y la de consumo, que tuvo un aumento de 4,73%.

Según la Superintendencia Financiera, el repunte que registró el portafolio comercial inició en marzo, es decir previo a las líneas de redescuento y garantías impulsadas por el Gobierno Nacional. Los cálculos del regulador indican que, sin las ayudas, la tasa de crecimiento real de esta modalidad hubiera sido de 7,4%, en lugar del 8,1% reportado.

El hecho de que hayan más desembolsos para el sector empresarial significa que las compañías están solicitando más recursos para la reactivación, bien sea para pagar compromisos anteriores o para invertir en materias primas en instalaciones o contratar más personas, explicó Alejandro Useche, profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario. Lo señalado por el experto va en línea con el análisis de la Superfinanciera, que resaltó que “conforme se normaliza la percepción de riesgo sectorial y aumenta el apetito de financiación también se ha venido produciendo un incremento en el monto y número de las solicitudes de crédito. En julio, se demandaron cerca de 1,2 millones de solicitudes por $58 billones, de este total 79% fue aprobado”.

El aumento en la cartera bruta y el mayor número de solicitudes por parte de las empresas se da en un momento en que el país cuenta con las tasas de interés más bajas por parte del Banco de la República, por lo que hay muchas personas y compañías que están interesadas en endeudarse, una vez se transmitan a las tasas que ofrecen los bancos. Sin embargo, estas entidades hacen unos análisis de riesgo que no han permitido que más usuarios accedan a estos préstamos, puntualizó Useche.

LOS CONTRASTES

  • Alfredo Barragán Experto en banca de la Universidad de los Andes

    “Los bancos han ampliado alivios para que los clientes se mantengan al día. A su vez, han estado proactivos con los cobros con mensajes de alerta previos al vencimiento de la obligación”.

  • Alejandro Useche Profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario

    “En la medida en la que la reactivación continúe y los indicadores se recuperen, las familias y las empresas solicitarán más créditos y se registrará una mayor cantidad de desembolsos aprobados”.

“Del total de solicitudes registradas a julio, la tasa de aprobación en las empresas alcanza 87% y para los hogares es cercana a 45%. En este último caso, es de esperar que conforme se recupere el empleo perdido entre marzo y abril, los niveles de aprobación retomen una dinámica ascendente”, detalló la Superfinanciera. El endurecimiento por parte de los entidades de crédito se da en medio de un panorama en el que la cartera al día se ubicó en $505,7 billones, es decir que creció 7,4%. Mientras que la cartera vencida registró un saldo de $20,5 billones, lo que representó una variación real anual de -11,3%.

El impacto en la cartera vencida no ha sido mayor gracias a que “los bancos han ampliado los alivios con el fin de que los clientes se mantengan al día. Además, han estado proactivos con los cobros”, aseguró Alfredo Barragán, experto en banca de la Universidad de los Andes. Sin embargo, se espera que al cierre de octubre se registre un mayor impacto en la cartera vencida o que los bancos usen las provisiones que tienen disponibles, para evitar un aumento en la cartera vencida con el fin de algunos de los alivios, añadió Barragán.