Irak y Kazajistán se comprometieron en una reunión de un panel de la Opep+ a un mayor cumplimiento de los recortes de bombeo

Reuters

El petróleo superó el viernes los US$42 por barril, sumándose al alza de la sesión previa, después de que los productores y aliados de la Opep prometieron cumplir con los recortes de suministro y gracias a señales de recuperación de la demanda afectada por la crisis del coronavirus.

Irak y Kazajistán se comprometieron el jueves en una reunión de un panel de la Opep+ a un mayor cumplimiento de los recortes de bombeo, dijeron fuentes. Esto significa que las restricciones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, conocidos como Opep+, podrían profundizarse en julio.

“Hay entusiasmo en el mercado de que el suministro de petróleo aún está bajo control”, dijo Paola Rodríguez Masiu, analista de Rystad Energy. “Una reunión positiva de la Opep+ logra eso y la sesión de ayer ayudó a renovar la confianza”.

El referencial Brent LCOc1 subía USS$1,03, o 2,5%, a US$42,54 a las 0945 GMT, su mayor nivel desde el 8 de junio. El crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) CLc1 ganaba 1,17 dólares, o un 3%, a US$40,01.

Ambos contratos subieron 2% el jueves y se dirigen a ganancias semanales de más del 9%.

El valor del Brent se ha más que duplicado desde que alcanzó un mínimo de 21 años en abril, ayudado por recortes récord en la oferta de la Opep+ de 9,7 millones de barriles por día (bpd), o 10% de la demanda mundial, y una disminución de los bloqueos gubernamentales impuestos para controlar el coronavirus.