Fijar un presupuesto a la cantidad de endeudamiento, empezar por las deudas más pequeñas y evitar gastos "hormigas", entre los consejos

Allison Gutiérrez - agutierrez@larepublica.com.co

La pandemia ha impactado significativamente a la mayoría de los bolsillos de los colombianos, los cuales han tenido que endeudarse más de la cuenta para afrontar la coyuntura actual. Para muchos de estos hogares el iniciar el año libre de deudas es una de las grandes metas para 2021.

Uno de los impedimentos para lograr el éxito financiero es precisamente la destinación de los recursos económicos a pagos de deudas e intereses.

Por ello, David Nieto Martínez, docente y coordinador del área financiera de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad El Bosque, sugiere que, una de las recomendaciones para iniciar un proceso hacia cero deudas, es empezar a determinar la cantidad de endeudamiento que se tienen y crear un presupuesto.

Estas deben estar acompañadas de un calendario del pago de lo adeudado a un corto, mediano y largo plazo con el fin de crear un presupuesto en el que se les dé prioridad a necesidades como: alimentación, vivienda, servicios, entre otros, para no incurrir en gastos innecesarios.

Un segundo aspecto a tener en cuenta es priorizar deudas, pues Nieto señala que modelos como “la bola de nieve” proponen que se deben cubrir las obligaciones más pequeñas con el fin de empezar a generar mayor flujo de efectivo y abonar a las más grandes. Lo anterior, dice Nieto, permitirá que se pague en menos tiempo y se haga un ahorro de intereses.

Como tercera recomendación y de de manera puntual, lo sugerido por el especialista financiero es evitar realizar avances en tarjetas de crédito para cubrir las deudas. Para este, hacerlo significaría asumir costos adicionales, lo cual lleva a que el endeudamiento inicial se eleve. Lo anterior, porque “las tasas de interés por los avances son bastantes altos, sumando las cuotas de manejo que ya se tienen con la entidad financiera”.

Lo que sí es conveniente hacer, con el fin de tener un alivio financiero, es considerar las compras de cartera. Esta puede ser una herramienta fundamental a la hora de mejorar las condiciones financieras de las personas, sobre todo, para aquellas que tienen créditos con tasas de interés muy elevadas. Sin embargo, advierte Nieto, que a la hora de acudir a esta vía de financiación, es fundamental “evaluar que las condiciones que propongan las entidades financieras favorezcan en ahorro de tiempo e intereses”.

Otra de las prácticas que afectan la recuperación financiera y que muchas veces pasan desapercibidas, son los gastos cotidianos innecesarios. El analista financiero los denomina los gatos “hormigas” (empanadas, cigarrillos, tintos) que, según este, aunque no representan una gran suma de dinero, percibiéndolos dentro de un acumulado se transforman en uno de los “egresos que más genera salidas de efectivo y que terminan afectando nuestro flujo de caja”.

Ojo a este dato: no use las cesantías para pagar deudas. “Estas son un ahorro que debe estar enfocado en vivienda, educación o ser un ‘colchón’ si la persona se queda sin empleo. Por ello hay que buscar otras alternativas para el pago de las deudas”, señaló Nieto.

Y, en una de las últimas recomendaciones, se encuentra buscar alternativas de ahorro, como los CDT´s, fiduciarias, cuentas de ahorro, entre otros.

Según Nieto, expertos mencionan que se debe ahorrar 20% del total del ingreso, pero en dado caso que esto no se logre, se debe destinar un valor fijo para ahorro en cualquiera de los vehículos financieros anteriormente mencionados, con el fin de promover esto bajo las condiciones de ingreso que se tenga”, agregó el experto en finanzas.

“Hoy en día existen muchas aplicaciones que permiten que las personas ahorren y lleven el control de sus gastos, lo importante es que adquieran el hábito de realizar este ejercicio a diario y así entender mejor sus finanzas personales y corregir lo que están haciendo mal”, mencionó Nieto Martínez.