Hacienda

Biden, el presidente N° 46 de EE.UU.


Así es la agenda económica que plantea el demócrata para los próximos cuatro años

sábado, 7 de noviembre de 2020

A Trump el destino le jugó una mala pasada, ya que el as que tenía debajo de la manga para ser reelegido era la floreciente economía se vino abajo afectada por el covid-19

Julio Londoño Paredes

Joe Biden es elegido nuevo presidente de los Estados Unidos después de un proceso electoral que ha dado la impresión, desde que empezó hace cuatro años, de ser una historia de ciencia ficción, con episodios de espionaje, terrorismo cibernético y chantaje internacional.

A Trump el destino le jugó una mala pasada, ya que el as que tenía debajo de la manga para ser reelegido era la floreciente economía norteamericana prácticamente sin desempleo, que era el factor preponderante para la decisión electoral de la gran masa de la población norteamericana: sin embargo, se vino abajo afectada por la pandemia mundial del covid-19. Es más, el manejo olímpico que le ha dado a esta pesadilla el presidente es uno de los factores fundamentales que pueden incidir en su derrota.

El tema de Colombia ha salido por primera vez en la carrera presidencial en los Estados Unidos. Trump ha criticado el proceso de paz de Juan Manuel Santos con las Farc, aduciendo que es la causa de todos los males de los que Colombia adolece y ha elogiado el desempeño del presidente Duque. Atacó a Biden por haber apoyado el proceso.

Sin embargo, un par de semanas después apareció una carta de Biden en la que afirmó que la reconstrucción de las relaciones con Colombia, será una de sus prioridades en política internacional.

Se ha criticado a Biden y a su fórmula presidencial, acusándolos de ser íntimos de Cuba, amigos del aborto e identificando al candidato demócrata como promotor del socialismo del siglo XXI. La candidata a vicepresidenta de Biden es Kamala Harris, una abogada de raza negra de 55 años, con una larga trayectoria política. Nacida en los Estados Unidos, su madre es de la India y su padre de Jamaica. Una mezcla muy especial, que conjuga condiciones y cualidades de ambas razas. No sería imposible que pudiera llegar a ser la presidenta de los Estados Unidos.

De todas maneras, tengo la impresión de que el triunfo del demócrata Biden no traería cambios fundamentales en la política norteamericana hacia Colombia, que está enmarcada en el problema del narcotráfico en todas sus facetas y en la posición de nuestro país como actor fundamental para el cambio de gobierno en Venezuela.

Biden no va a ser más flexibles con nuestro país en el tema de los cultivos ilícitos. Seguiremos anualmente a la espera del diagnóstico del gobierno norteamericano para saber si pasamos el examen sobre la cantidad de hectáreas erradicadas y de toneladas producidas, cada vez con mayor eficiencia por los narcotraficantes.

Tampoco parece que en ninguna de las dos opciones se va a presentar una modificación fundamental de la posición norteamericana frente al caso de Venezuela. Los dos candidatos se han comprometido con el cambio del régimen de Nicolás Maduro.