Según cifras de Confecámaras el año pasado se crearon 328.237 unidades productivas en el país, lo que significó 0,8% más que lo registrado durante 2017

Valerie Cifuentes

De acuerdo con la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras) hasta el viernes pasado se habían presentado 1.515.000 renovaciones en el registro mercantil, cifra que se espera aumente hoy al ser el último día del plazo para cumplir con dicho deber legal sin incurrir en multas.

Para Lina Vélez de Nicholls, presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia “el empresario renovado da un mensaje de confianza en el mercado que garantiza su sostenibilidad en este”.

Entre los aportes que este proceso trae al país está el diseño de política pública con información actualizada de las compañías y la lucha contra la corrupción. Entre los beneficios para los empresarios está la generación de confianza con sus clientes y facilidad de los negocios al acreditarlos como legalmente constituidos.

Para María José Vengoechea Devis, presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Barranquilla “el interés de la Cámara es que los comerciantes crezcan y evolucionen en el tiempo, y el primer paso para que esto ocurra, es que cumplan con su deber legal”.

Por su parte, Ana María Lengua, directora de registros públicos y redes empresariales de la Cámara de Comercio de Cali aseguró que “renovar a tiempo es hacer las cosas bien y gracias a la confianza de los empresarios, la Cámara fortalece la dinámica empresarial para contar con una ciudad región para los negocios”.

Según resaltó la Cámara de Comercio de Bogotá, al realizar la renovación de la matrícula las firmas contribuyen a seguir fortaleciendo el tejido empresarial de la ciudad-región y a que el ecosistema de negocios local impulse el progreso del país.

Para Julián Domínguez, presidente de Confecámaras “el registro mercantil actualizado es esencial para el diseño de acciones que permitan fortalecer al sector productivo colombiano”.

De acuerdo con un sondeo que realizó LR con algunas Cámaras de Comercio en las principales ciudades del país, se espera que las matrículas renovadas este año en la jurisdicción de la Cámara de Comercio de Bogotá sean 764.639, en la de Medellín, 116.345; en la de Cali, 92.000 y en la de Barranquilla, 71.000.

En el histórico de los últimos tres años en la Cámara de Comercio de Medellín se renovaron 101.032 matrículas en 2016; 107.045 en 2017 y 112.782 en 2018. En la Cámara de Comercio de Cali la cifra fue de 122.430 en 2016; 128.384 en 2017 y 130.697 en 2018. En la Cámara de Comercio de Barranquilla en 2016 se renovaron 31.313 matrículas; 36.056 en 2017 y 34.402 el año pasado. En la seccional de Bogotá estos datos no fueron compartidos.

Siendo así, en 2018 los recursos obtenidos por la renovación de la matrícula mercantil en la Cámara de Comercio de Comercio de Medellín fueron de $51.390 millones, en la Cámara de Comercio de Cali el monto fue equivalente a $44.299 millones y en la Cámara de Comercio de Barranquilla este fue de $28.000 millones. En la seccional de Bogotá, estos datos no se encuentran consolidados.

Referente a la inversión que se realiza con el dinero adquirido por dicho proceso, Vélez destacó que estos se invierten en tecnología para los empresarios, en estudios económicos y jurídicos para divulgación con empresarios que les ayudan en su toma de decisiones, en apoyo a iniciativas de competitividad regional y en operación.

Por su parte, Lengua resaltó que el pago de la matrícula mercantil y su renovación les permite ofrecer herramientas que permitan el crecimiento de los empresarios, espacios de visibilización y conexión, acompañamiento de mentores calificados, nuevas fuentes de financiamiento, entre otros.

Para Vengoechea, estos recursos permiten invertir en más soluciones para la evolución de los empresarios, visibilizarlos y construir un espacio para proyectarlos.

En LR también consultamos con las Cámaras por qué esta renovación se debe hacer anual y si se han pensado otras estrategias que permitan alargar este periodo. Ante esto, respondieron que esta periodicidad está establecida en el Código de Comercio, por lo que no es decisión de estas alargar o disminuir el tiempo. Sin embargo, coincidieron en que si la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) decidiera ajustar el tiempo, se acomodarían y asumirían los cambios que correspondan.

Las Cámaras también destacaron que el incumplimiento a la renovación y otras obligaciones del comerciante se sanciona con multas económicas impuestas por la SIC de hasta 17 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes.

Por otro lado, resaltaron que así como pagar a tiempo las obligaciones financieras ayuda a tener un buen score con las entidades bancarias, “renovar en los tiempos establecidos le ayudará a consolidar una buena imagen como empresario, pues el tercero interesado puede determinar el cumplimiento oportuno de sus obligaciones”, según la directiva de Cali.

Lengua agregó que “no solo es importante renovar la matricula, sino tener presente que esta debe hacerse dentro lo establecido en la norma”.

Por último, la matrícula mercantil debe ser renovada entre los primeros tres meses del año hasta antes del 31 de marzo, independiente de la fecha de la matrícula. No obstante, como este año el 31 del mes en mención es domingo, el plazo va hasta hoy. Referente a los costos, estos variarán por los activos presentados con corte a 31 de diciembre del año anterior (ver gráfico).

Actividades y plataformas con los que se busca facilitar la renovación
Según Confecámaras, entre los mecanismos que han implementado las Cámaras para facilitar este proceso y realizarlo de forma fácil, rápida y segura está la habilitación de sus páginas web para que los empresarios paguen la renovación desde cualquier lugar “ahorrando tiempo que pueden invertir en el crecimiento de sus firmas. Las Cámaras también han desarrollado actividades de descentralización de sus servicios, visitando los municipios de su jurisdicción con el objetivo de facilitar los trámites”.