Más de 70.000 empresas del sector textil se estarían alistando para abrir sus puertas una vez cumplan los protocolos sanitarios

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Este fin de semana el Gobierno Nacional emitió el Decreto 593 de 2020, con el que extendió el aislamiento preventivo obligatorio hasta el 11 de mayo y aumentó de 35 a 41 los sectores que podrán operar en el país a pesar de la contingencia del covid-19, y entre ellos destacan las actividades manufactureras y de edificaciones dentro del sector construcción.

Según el decreto, podrán habilitarse, siguiendo los protocolos de sanidad del Ministerio de Salud, las actividades relacionadas con la cadena productiva de textiles, cuero y prendas de vestir, transformación de madera, fabricación de papel, de cartón y sus productos derivados y productos químicos, metales, eléctricos y maquinaria. Si bien todas estas empresas podrán volver a operar, el decreto establece que “todos los anteriores productos deberán comercializarse mediante plataformas de comercio electrónico o para entrega a domicilio”.

Uno de los sectores beneficiados con la medida es el textil confección, al cual pertenecen por lo menos 70.000 empresas formales en el país. “En el caso nuestro la prioridad es la salud, pero somos conscientes en que no puede haber un divorcio entre la salud y la economía”, aseguró Guillermo Criado, gerente comercial de Pat Primo y miembro de la junta directiva de la Cámara Colombiana de Confecciones y Afines, quien reiteró la importancia de salvaguardar los empleos.

Si bien las obras civiles ya habían empezado su reactivación, el nuevo decreto dio vía libre a la ejecución de obras de construcción de edificaciones y a las actividades de garantía legal sobre la misma construcción, y al suministro de materiales e insumos “exclusivamente destinados a la ejecución de las mismas”, dice el documento.

“En el sector de infraestructura hemos venido trabajando desde hace unos 15 días, la experiencia en que debemos cumplir a cabalidad los protocolos de seguridad, más que por la vigilancia de las autoridades, por la ciudadanía”, explicó Juan Fernando Villegas, director ejecutivo en Antioquia de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), quien indicó que se dará avance gradual.

LOS CONTRASTES

  • Luis Aurelio DíazGerente del Grupo Oikos

    “Queremos darnos un espacio para ver cómo reacciona el mercado y cómo estará la dinámica de compra para saber a qué ritmo podemos arrancar las obras”.

El Ministerio de Vivienda entregó los protocolos que deberán seguir las empresas del sector, por medio de la Circular 001. La entidad indicó que para reiniciar actividades, cada proyecto del sector de edificaciones “debe adaptar su protocolo con base en lo establecido en la Circular y expedir un manual de implementación”, que deberá remitir a la cartera.

También aclaró que las empresas dedicadas a labores de suministro como cementeras, ladrilleras y demás, también podrán operar, y que cada compañía y proyecto está en la obligación de garantizar el suministro diario de tapabocas, gel antibacterial, alcohol y demás elementos de protección, y se deberán realizar jornadas de desinfección periódicas en cada una de las áreas del proyecto.

Por otro lado, por medio de la resolución 666 del Ministerio de Salud, se definió el protocolo general de bioseguridad para mitigar posibles riesgos de contagio, que deberán seguir todos los empleadores, empresarios y trabajadores, y quienes no cumplan podrán ser sancionados.

Además de las manufacturas y la construcción, también podrán volver a operar los juegos de suerte y azar (chance y Lotería), empresas de fabricación, mantenimiento y compra y venta de bicicletas, y parqueaderos públicos para vehículos.