Se estima que eran más de 100 quienes conformaban la protesta. 

María Paula Aristizábal Bedoya - maristizabal@larepublica.com.co

A modo de protesta, los trabajadores de Rappi, decidieron quemar las maletas que utilizan para repartir los domicilios en frente de las oficinas de la compañía. Exigían mejores condiciones laborales e incluso, algunos denunciaron demoras en las transferencias por los domicilios realizados.

También denunciaron los bajos ingresos que reciben por cada domicilio que realizan. Cabe mencionar que los trabajadores no están afiliados a seguridad social. La protesta que alteró el orden público de esa zona de la capital, específicamente la Calle 93 con Carrera 13, generó caos vehicular. Se estima que eran más de 100 quienes conformaban la protesta.

Rappi, el nuevo unicornio de América Latina,  se pronunció a través de un comunicado en donde rechazó los hechos ocurridos y recordó a los rappitenderos sobre los canales de comunicación que tiene la compañía para atender dudas e inquietudes que se puedan presentar.