La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Johanna Celedón Oñate - jceledon@larepublica.com.co

Tras conocer la noticia de que la junta de accionistas de la firma colombiana ISA decidió renovar el contrato de transmisión eléctrica en Brasil, los analistas estiman que el título de la compañía en el país podrían alcanzar un valor más justo que el que ha presentado desde el pasado mes de septiembre, cuando el gobierno de Brasil anunció la reducción de tarifas para los usuarios residenciales y para la industria de ese país en el sector eléctrico.

Según Orlando Santiago, gerente de Fénix Valores, esta renovación del contrato le dará mucha más confianza al mercado, por lo que considera que las acciones de la firma volverían a estar por los $10.000.

Por su parte, Diana Mosquera, analista de Global Securities, afirmó que bajo estos nuevos términos de renovación que fueron aceptados por la compañía, esta sufriría cambios evidentes en sus ingresos, que se reducirían por cerca de un 75%, pero por otro lado, esto se compensaría con el incremento que hizo el gobierno en el valor de la suma de la indemnización.

Dada esta situación, la analista señaló que el mercado ya ha castigado bastante la acción en los meses anteriores, por lo que sería justo que se viera una consolidación en los precios, que no implica incrementos adicionales pero sí una cotización de los títulos por un rango que va desde los $9.500 y $9.700.

Por su parte, Jorge Bello, analista de Acciones y Valores, mencionó que el impacto de las medidas que se tomaron en Brasil golpearán directamente el precio del activo en Colombia, en la medida en que gran parte de la participación de los ingresos totales de ISA provienen de este país, por que es necesario que se haga en adelante un estudio sobre el precio justo que deberá manejar la acción actualmente.

Al cierre de septiembre pasado, las operaciones de ISA en Brasil aportaban el 43,8% de los ingresos consolidados del grupo empresarial alcanzando los $1,42 billones.

Dada la importancia de este negocio, en los últimos meses, tras conocer las nuevas medidas de recorte de ingresos en el negocio con ese país, las acciones de la empresa en Colombia sufrido una caída de más de $1.000.

Con la decisión de renovación de contrato, el mercado y los inversionistas están a la expectativa de impacto que esta decisión podría tener en el comportamiento de su acción, sin embargo se augura una estabilidad.