Según Euromonitor, las marcas líderes del país en cámaras son Canon con participación de 35,2%, seguido de FujiFilm con 26,7%, y en tercer lugar Sony, con 16,6%

Valerie Cifuentes

A medida que los smartphones integran más características en sus funcionalidades, son cada vez más las industrias que se ven impactadas. Se podría decir que así como los reproductores de mp3 dejaron de comercializarse masivamente después del boom que lograron al avanzar del CD a la digitalización de la música, hoy en día otro de los mercados que está viéndose afectado por esta dinámica es el de las cámaras de fotografía con opción de video.

De acuerdo con cifras de Euromonitor, quien integra en sus análisis dispositivos analógicos y digitales para capturar imágenes con grabación de video como función secundaria, en los últimos cinco años el número de unidades vendidas ha caído 81,9%, pues en 2013 las cámaras que se comercializaron fueron 377.000, mientras que en 2018 este número se redujo a 68.300.

En 2018 este mercado movió $55.200 millones, reducción de 68,8% si se compara con el dinero obtenido en 2013 cuando fue de $177.000 millones.

Ahora bien, según resalta el proveedor de investigación de mercado, las marcas líderes en el país en este segmento son Canon con 35,2% de participación, seguido de FujiFilm con 26,7% y Sony con 16,6%. Aunque la firma menciona a Nikon y Olympus en cuarta y quinta posición respectivamente, no menciona cuál es la porción de mercado de cada compañía.

De acuerdo con Cindy de los Ríos, jefe de marketing de FujiFilms en Colombia, entre los factores que han hecho que el mercado evidencie estas cifras está que las nuevas generaciones se interesan más por conservar sus fotografías en los smartphones para poderlas compartir con su círculo social a través de redes sociales y ya no le están dando valor a las imágenes en físico como si ocurría antes.

Para Santiago Roldán, experto en tecnología una de las razones que evidencia esta caída es que la gente ya no está buscando un dispositivo móvil únicamente para comunicarse, sino que se están enfocando en otras características, entre estás, la resolución de la cámara y la tecnología que incluye.

Otros de los motivos que destaca Roldán es que las técnicas de la fotografía ya están al alcance de las personas y no se necesita, a menos de que se quiera algo muy profesional, contar conocimientos amplios para capturar imágenes con buena resolución y efectos.

Por su parte, Daniel Tovar, experto en tecnología, señaló que actualmente las alianzas que tienen las firmas tecnológicas con marcas reconocidas por su tecnología y experiencia en lentes, como Huawei con Leica, o Sony con los desarrollos que usan en su segmento de cámaras fotográficas, han hecho que los celulares inteligentes tengan sensores con 30 megapixeles o más. A esto se le suma la portabilidad que hace que en el análisis costo beneficio sea mejor un celular que contar con una cámara.

LOS CONTRASTES

  • Santiago RoldánExperto en tecnología

    “Antes las cámaras eran escogidas por segmentos especializados y no especializados, pero este último ha ido migrando hacia celulares con buenas cámaras”.

De los Ríos, también aseguró que a parte de las nuevas tendencias de consumo en los últimos años, las firmas enfocadas en este segmento de mercado han enfrentado barreras relacionadas con el IVA que se ha traducido en precios más altos para el consumidor final, razón por la cual las ventas han disminuido y por ende el monto transado.

La directiva también destacó que las nuevas generaciones tienen otras prioridades o focos al momento de elegir qué comprar, entre estos están suscripciones a canales de entretenimiento como Netflix y Spotify que pueden desviar su atención al momento de destinar amplios recursos para adquirir una cámara. En este punto la experta en marketing, Jimena Faena, explicó que las nuevas generaciones en 74% de los casos prefieren experiencias sobre compra de productos.

Tovar destacó también que la versatilidad de los smartphones donde se encuentra cámara, grabadora, reproductor de música, entre otras funciones hace que las personas prefieran tener todo en uno. Además, en este aspecto resaltó que con la inmediatez actual, si se necesita tomar una fotografía con buena resolución, ya no es preocupación haber dejado la cámara.

Para Diego Santos, experto en tecnología, el usuario está migrando hacia cámaras en dispositivos celulares y abandonando las que cuestan $6 u $8 millones porque las cámaras solo cumplen función de tomar fotos y grabar videos, pero el smartphone permite además de lo mencionado, ver películas, revisar correos y chatear.

Marcas buscan aliados en el ecommerce
A pesar del panorama que vive el negocio de las cámaras, algunas marcas como Sony están buscando alternativas para volver a conquistar a los consumidores por campañas de mercadeo. Una muestra de este fenómeno es su reciente unión con Mercado Libre para entregarle a sus clientes una mejor experiencia a la hora de adquirir productos, siguiendo las tendencias de consumo en línea. Una de las apuestas de ambas marcas fue ofrecer hasta 45% de descuento en productos durante el Hot Sale. En el último año, las transacciones digitales de Sony presentaron aumento de 30%.