La facultad de Administración de la Universidad entregó recomendaciones para que las empresas implementen en su plan de acción

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Ante el impacto que ha tenido sobre las empresas la crisis sanitaria producto del Covid-19, la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes entregó una guía de respuesta rápida a la crisis del coronavirus para que las empresas implementen en sus esquemas organizacionales.

El primer punto a evaluar es ¿qué es prioritario? Allí se requiere analizar riesgos de integridad física a lo largo de la cadena de valor de las empresas e identificar quiénes pueden estar expuestos por sus actividades (proveedores, empleados, clientes) y cuál puede ser la dimensión de dicho riesgo.

También se recomienda “identificar los dos asuntos o actividades que imponen el mayor riesgo en términos de salud física”; asegurar flujo de caja hasta el 30 de mayo (revisar mínimos, actores y actividades críticas) y definir dos actividades fundamentales para darles prioridad en el flujo de caja durante este periodo.

En relación con ¿qué hacer? La guía recomienda tomar dos acciones. Primero, priorizar medidas drásticas de ajuste. Aquí resulta fundamental revisar cuáles actividades se pueden trabajar de forma remota, con cuáles de los proveedores es posible reducir el impacto sobre la cadena se suministro, con qué personal es posible negociar anticipos al contrato laboral y contactar a los bancos para renegociaciones de créditos.

LOS CONTRASTES

  • Bart van HoofProfesor Asociado, Facultad de Administración, Universidad de los Andes

    “En épocas de crisis son los gerentes líderes quienes toman decisiones rápidas de impacto que salvaguardan al máximo el propósito de la organización y que preparan el futuro”.

La segunda tarea consiste en priorizar medidas constructivas de aporte y apoyo, desde los equipos de trabajo, la cadena se suministro y el registro de actividades. También se sugiere crear un “equipo de tarea” en la empresa, encargados de objetivos específicos.

El último punto tiene que ver con cómo se comunican estas acciones. “Lo prioritario es generar procesos de comunicación orientada por el principio de solidaridad”, sostiene la guía de Los Andes, escuchando al personal, proveedores, clientes y aliados. Además, la comunicación de las acciones tomadas se debe hacer por múltiples canales y de forma transparente.

Consulte acá el documento completo: