Se estima que el proyecto sería puesto en operación en 2024

María Alejandra Ruiz Rico - mruiz@larepublica.com.co

Los recursos del convenio de cooperación técnica firmado por el BID por US$500.000, serán invertidos en estudios de diseño, técnicos y ambientales. Ese valor, que no es reembolsable, se suma al aporte de US$4.965.000 que hará la sociedad Interconexión Eléctrica Colombia Panamá S.A (ICP), compañía binacional de la cual son accionistas principales ISA y Etesa, para cubrir el valor total de los estudios. Desde 2006, la organización internacional ha aportado un valor cercano a los US$4 millones para la viabilización del proyecto.

La Interconexión Eléctrica Colombia-Panamá es fundamental para la consolidación del mercado eléctrico regional y para la integración de la Comunidad Andina con Centroamérica, que ya cuenta con un mercado organizado a través de la red Siepac. Este proyecto permitirá el futuro intercambio de energía eléctrica entre los dos países y posibilitará el acceso a nuevas fuentes renovables de energía con el propósito de impulsar la competitividad y eficiencia, y por esta vía contribuir a su crecimiento económico y sustentable.

Esta interconexión posibilitará el acceso a nuevas fuentes renovables, contribuyendo a la optimización del uso de los recursos energéticos disponibles, permitirá aumentar la confiabilidad del sistema, servirá de apoyo para los países ante situaciones de emergencia, y permitirá reducir emisiones de carbono debido a la sustitución de combustibles fósiles.

"Este es un hito más del compromiso que tienen ambos países de impulsar proyectos que garanticen seguridad energética para la región, mediante un abastecimiento diversificado, seguro, confiable y responsable con el medio ambiente, donde la integración adquiere una nueva dimensión, posibilitando el mejor aprovechamiento de las fuentes de generación renovable no convencionales", afirmó Andrés Villegas Ramelli, director de ICP.

En octubre de 2018 el Congreso Guna Yala en pleno aprobó la ejecución de los estudios técnicos y ambientales en su territorio e informó la creación de una comisión para acompañar su ejecución. La propuesta fue presentada bajo la visión de un corredor ambiental sostenible el cual, desarrollado de manera integral, incluye la carretera Panamericana – Mortí- Mulatupu, la línea de Interconexión Eléctrica y un proyecto de electrificación de las comunidades en el área de influencia, en el marco de la iniciativa Energía para Todos en Panamá: 2019-2023, liderada por el BID, organismo que apoya el proyecto desde 2006.

Actualmente se encuentran en ejecución el estudio de impacto ambiental y el estudio de diseño de campo del proyecto, los cuales se desarrollan de manera coordinada y por sectores. La fecha estimada de entrada en operación del proyecto, con base en las autorizaciones pendientes y estudios por ejecutar, sería el 2024.

El tema de la interconexión ha estado en la agenda bilateral y ha sido materia de varios acuerdos entre ambos países. En estos acuerdos, se ha ratificado la voluntad de avanzar en la construcción de una visión a futuro que priorice la integración eléctrica entre México, América Central y Colombia, así como la necesidad de reforzar las gestiones para su viabilidad y financiamiento y necesidad la realizar los ajustes normativos para implementar el esquema de armonización regulatoria.