Los efectos de las medidas de aislamiento obligatorio se verán reflejadas a partir del segundo semestre debido a la reducción en ventas

María Alejandra Ruiz Rico - mruiz@larepublica.com.co

Enka anunció que, desde el primer período de aislamiento preventivo obligatorio ordenado por el Gobierno Nacional en el Decreto 457 del 22 de marzo de 2020, la compañía suspendió la mayor parte de su producción, dejando sólo en operación la línea de Eko Pet para garantizar el suministro de un insumo esencial para la fabricación de envases para alimentos y productos de limpieza.

Así mismo, informó que con la autorización del Gobierno Nacional y luego de la implementación de los protocolos de bioseguridad recomendados por el Ministerio de Salud, el 20 de abril la compañía reinició operaciones de forma gradual para abastecer de materias primas a diversos sectores involucrados en el manejo de la situación actual, especialmente la fabricación de indumentaria médica, dotación hospitalaria, productos agroindustriales, insumos para el transporte de mercancías, el reciclaje de residuos posconsumo, entre otros.

Respecto a los volúmenes de captación de botellas posconsumo, la empresa dijo que se ha visto reducida por algunas restricciones impuestas al sector reciclador durante las etapas de aislamiento. Dichas restricciones se han venido normalizando y en consecuencia los volúmenes de captación se
vienen recuperando gradualmente.

Además, para ayudar a los recicladores mayores de 60 años que no pueden ejercer su oficio para proteger su salud, Enka coordinó recursos con empresas como Tetra Pak, Postobón, Bavaria y Alpina para la entrega de bonos de mercado a más de 2,300 recicladores, en 17 departamentos, 40 municipios y 108 organizaciones de recicladores.

Respecto a los estados financieros, la compañía informó que el 2020, "inició con una buena dinámica en la demanda de nuestros mercados estratégicos
impulsando el volumen de ventas un 8% frente al mismo período del año anterior. No obstante los ingresos alcanzaron $102,570 millones, similar al mismo período del año anterior, por una fuerte caída de los precios internacionales como consecuencia de los menores precios del petróleo, que fueron compensados parcialmente por la devaluación del peso colombiano", explicó.

El ebitda del período fue $11,337 millones, lo que representa un crecimiento del 79% frente al primer trimestre de 2019. Como resultado de la estabilidad en ingresos y el mejor resultado operacional, el margen ebitda mejora de 6.2% en 2019-Q1 a 11.1% en 2020-Q1.

"La devaluación del peso, que en el primer trimestre fue del 13% ($397) frente al promedio del mismo período del año anterior, ha tenido un efecto favorable sobre la rentabilidad operacional de la compañía, debido a que un alto porcentaje de sus ventas están indexadas al dólar", afirmó la empresa.

Sin embargo, asegura que tiene un efecto contable contrario por diferencia en cambio, principalmente por la deuda en dólares que tiene la compañía como cobertura natural a sus ingresos dolarizados. "Particularmente, en el primer trimestre del año, donde la TRM se incrementó un 24% ($788), este efecto fue de -$9,416 millones, generando un resultado neto negativo de -$3,032 millones", señala la compañía.

Los activos al cierre del primer trimestre alcanzan los $615,099 millones, superiores al cierre del año 2019 en $34,772 millones, principalmente por el fortalecimiento del disponible, para enfrentar eventuales efectos de la coyuntura generada por el covid-19.

Los pasivos se incrementan en $45,614 millones, principalmente por desembolsos netos por cerca de $13,000 millones, diferencia en cambio y valoración negativa de coberturas cambiarias. El endeudamiento neto finaliza en $51,431MM y un índice de 1.3 x EBITDA, manteniéndose estable frente al cierre de 2019.