La cadena de grandes almacenes ha traspasado este inmueble, ubicado junto a su gran centro de Diagonal, y lo ocupará como inquilino hasta diciembre de 2020

Diario Expansión - Madrid

El Corte Inglés prosigue con su proceso de desinversiones de activos no estratégicos, donde destaca la venta de inmuebles. Así, paralelo al macro proceso de venta de la cartera Green, el grupo ha anunciado el traspaso de su centro de Francesc Macià, ubicado en la ciudad de Barcelona.

El comprador de este inmueble ha sido un inversor privado, según ha adelantado Efe, y el importe supera los US$169 millones.

El centro de Francesc Macià procede de los activos que asumió El Corte Inglés tras la compra de Galerías Preciados. Cuenta con seis plantas y se ubica en el número 471 de la Diagonal, una de las arterias principales de la ciudad catalana.

La compañía ha confirmado la venta del edificio, donde permanecerá hasta diciembre de 2020 tras firmar un contrato de alquiler con el nuevo propietario. La oferta actual de Francesc Macià será absorbida por el gran almacén de Diagonal, situado muy próximo. Toda la plantilla será reubicada en los centros que la compañía posee en Barcelona, subrayan desde la misma.

Además de Francesc Macià y Diagonal, El Corte Inglés posee otros grandes establecimientos en la ciudad como su almacén de Plaza Cataluña, otro situado en Portal del Àngel dedicado a deportes, el centro de Can Dragó, así como un Hipercor en Meridiana.

El Corte Inglés comenzó la venta de inmuebles en verano de 2013 con el traspaso de otro activo, también en Barcelona. Desde entonces, ha logrado más de US$1.018,91 millones con su política de optimización inmobiliaria. Antes de la venta de Francesc Macià, el grupo se había desprendido en junio de los centros de Los Arcos, en Sevilla, y Bahía Sur, en Cádiz, por US$41,66 millones.

En la actualidad, El Corte Inglés negocia la venta de un portfolio de inmuebles valorado en más de US$1.698,18 millones, que incluye 95 activos y donde por primera vez abre la puerta a vender alguno de los 94 grandes almacenes que tiene. Por esta cartera, que incluye once centros, tres edificios de oficinas (incluyendo su sede de Hermosilla), 16 suelos (urbanos, en desarrollo y rústicos) y decenas de pequeños locales y plazas de aparcamiento, se han interesado multitud de inversores, han reconocido desde la propia compañía, aunque sólo uno, el fondo estadounidense Apollo, ha presentado una oferta por el lote completo, subrayan fuentes inmobiliarias, aunque la cifra no parece encajar dentro de los objetivos de El Corte Inglés. Así, se prevé que la cartera acabe dividiéndose en diferentes lotes segmentados.

En su último ejercicio fiscal, cerrado el pasado 28 de febrero, El Corte Inglés obtuvo unos ingresos de US$17.868,3 millones, un 1,1% más que el año anterior, lo que le supuso unas ganancias netas de US$292,31 millones, un 28% más que el ejercicio previo. El ebitda creció un 2,2% hasta los US$1.217,03 millones.

Al cierre del ejercicio, la deuda del grupo se situaba en US$3.811,85 millones, US$528,70 millones menos que en 2017.