AIA reestructuró su negocio, dejando de depender de las licitaciones, después del sobreendeudamiento que tuvo en años pasados

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

Edificios icónicos del país como Coltejer, grandes proyectos de servicios públicos, como carreteras, túneles, e hidroeléctricas, han sido puestos en marcha por la constructora AIA, que próximamente cumplirá 70 años en el mercado colombiano, y sigue posicionándose en grandes proyectos como una de las más fuertes. Andrés Bejarano, presidente de la compañía, dijo en entrevista con LR que lo que busca en la constructora es reinventar el modelo, para dejar de depender del negocio tradicional de la construcción a terceros y poder ser autosuficientes en sus negocios.

LOS CONTRASTES

  • Mauricio CórdobaFundador y Socio de AIA

    "Cuando son proyectos propios, hacemos nuestro presupuesto con las mejores predicciones, controlamos el precio de venta y esto permite hacer frente a las volatilidades”.

¿Cuál es el balance actual de la empresa?
En estos 70 años estamos reinventándonos en muchos temas, en cuanto a cifras esperamos cerrar este año con unos ingresos por facturación de $250.000 millones cumpliendo el presupuesto, tanto en ingresos como en rentabilidad.

¿De qué se trata la reinvención?
Desde hace tres años venimos desarrollando el modelo de negocios propios, hemos sido muy fuertes en construcción para terceros, pero ahora queremos equilibrar esto con negocios propios. Estos negocios son proyectos de vivienda en el que la compañía tiene todos los roles.

Desde que empezó este modelo, ¿cuál es el balance?
Tenemos proyectos que ya están en ejecución por unas 3.500 unidades de vivienda, el 70% es VIS; que es donde más énfasis hacemos. Y estamos estructurando proyectos nuevos por 7.000 viviendas adicionales para los próximos cuatro años. Lo que estamos tratando de hacer es no depender tanto de licitaciones públicas.

¿Dónde estarán las viviendas de los proyectos propios?
Tenemos presencia en este tipo de proyectos propios en Bogotá, Medellín, el Eje Cafetero, la Costa Atlántica y buscamos entrar fuertemente a Cali.

¿Cómo se reparte el negocio?
Este año los ingresos están 30% por negocios propios y 70 % por proyectos para terceros, y queremos llevarlo a un 50- 50.

¿Por qué se tomó la decisión de reinventar el negocio?
Tuvimos un sobreendeudamiento a raíz de la estrategia de crecimiento acelerado entre 2010 y 2015 y eso nos hizo poner el freno, siendo más eficientes en la parte operativa.

Con la reinvención, ¿cuál es la expectativa de crecimiento?

Terminaremos con facturación levemente por debajo del 2018 porque aquí dependemos mucho del volumen de licitaciones con terceros, pero para 2020 esperamos crecer hasta 10%.

¿Cuál es el proyecto más grande que pondrán en marcha?
Tenemos un proyecto de vivienda VIS en Manizales, que tiene 2.400 viviendas y empieza ventas en noviembre. Además aspiramos poder participar como contratistas, del metro de Bogotá, uno de los grupos nos invitó a que ayudáramos a la confección de la propuesta.

¿Van a participar del proyecto Lagos de Torca?
Estamos buscando alternativas, no tenemos nada, pero estamos buscando como entrar.

Camacol reveló que la cifra de ventas del sector ha caído, ¿ven una recuperación pronta?
Las cifras del gremio son confiables, el mercado sí muestra ese decrecimiento, crece VIS y decrece todo lo demás, son ciclos y seguro a finales del año veremos crecimientos.

Edificios icónicos que resalta AIA
La constructora ha desempeñado un papel visible durante los 70 años que ha participado en el mercado, algunos de sus más emblemáticas construcciones son el edificio Coltejer, el edificio Bancolombia y han construido desde termoeléctricas hasta hidroeléctricas. Además, han participado de importantes construcciones de proyectos públicos como algunos de los túneles y puentes de la vía Bogotá - Villavicencio, que según su presidente Andrés Bejarano están en perfecto estado. Además, esperan lograr una participación en el metro de Bogotá.