miércoles, 20 de febrero de 2013
  • Agregue a sus temas de interés

El primero de los contratos actualizados por la nueva autoridad minera fue el de Cerro Matoso, la única mina de ferroníquel del país, que pertenece al gigante BHP Billiton.

El acuerdo garantizará que la Nación recibirá $11 billones en los que se incluyen el pago por concepto de regalías, impuestos y compensaciones adicionales.Lo cierto es que esta negociación ha dejado satisfechos a la empresa, al Gobierno y a los habitantes de Córdoba, que recibirán más recursos para el desarrollo. Para conocer más a fondo el acuerdo, LR dialogó con Ricardo Escobar, presidente de Cerro Matoso.

El Gobierno quedó satisfecho luego de la firma del contrato, ¿cómo se sienten ustedes?
Tenemos un beneficio grande y es que hay claridad y certeza del tiempo que tenemos para explotar la mina (15 años), lo que nos permitirá continuar optimizando la empresa para conservar la competitividad. Además tenemos una prórroga que nos permitiría ir hasta el 2044, siempre y cuando aumentemos la producción hasta el 50%.
 
¿Qué es lo que deben hacer para alcanzar esa cifra?
Tenemos que realizar inversiones para implementar una nueva tecnología. Estimamos invertir entre US$800 millones y US$1.000 millones en la expansión, que consiste en ampliar la fábrica actual o crear una nueva con el fin de  procesar 50% más de níquel.
 
Otro aspecto fundamental de esta negociación es la inversión en las comunidades...
 
Hay tres aspectos fundamentales: el primero es poder garantizar estabilidad para los 2.500 familiares de esta empresa. En segundo lugar, ahora tenemos que hacer inversiones anuales de no menos de US$2,5 millones, hasta el 1% de nuestro Ebit. Finalmente, nos comprometimos a hacer unas inversiones por otros US$10 millones para el desarrollo de nuestros vecinos. Vamos a realizarlas en educación, en salud primaria y en emprendimiento, entre otros.
 
¿Cómo quedaron las regalías?
Las regalías y compensaciones que pagamos son del 12%. Lo que acordamos es que a partir del 1 de octubre de 2012 subirán al 13%, apenas cumplamos el hito de producción (4,5 millones de toneladas), pasaremos al 13,5% y después de 2029, al 4%. Las regalías que nosotros pagamos son las más importantes del mundo. En promedio, la explotación del níquel paga entre el 3% y el 5%.
 
¿Cómo pinta este 2013 para ustedes?
No muy bien. En este momento hay más oferta que demanda del mineral. Los precios están levemente deprimidos, hay que sumarle una sobreproducción en China. En Europa ya no hay demanda.
 
¿Cómo va a sortear esta situación?
Un aspecto fundamental es que con la firma de este contrato, podemos tener las reglas claras para realizar nuestras inversiones, que son al mediano y largo plazo. Con este panorama, el Gobierno nos permitió dedicarnos a lo que somos buenos y por lo que somos reconocidos en el mundo. Somos en el níquel lo que Juan Valdez es en el café.
 
¿Por qué tienen esa buena reputación fuera del país mientras aquí han sido tan criticados?
Históricamente hemos estado aislados, pero en 30 años hemos construido buenas cosas. Ahora nos presentaremos de una manera más abierta.
 
¿La locomotora empezó a andar?
Yo creo que hacer rato empezó a andar y estas negociaciones demuestran que esto va por buen camino y anima a la industria a solidificar los rieles. La locomotora no es solo este contrato. Yo creo que para todos fue muy claro el mensaje de reforzar la institucionalidad ya pasó por la época más dura. Ahora la autoridad está más fortalecida y más estructurada.
 
¿La empresa Tiene licencia ambiental?
En Colombia hay una institucionalidad. Respetamos todos los entes de control, así no siempre vayan en la misma dirección de la institucionalidad. Nosotros cumplimos con la legislación ambiental vigente, nuestros controles lo demuestran. Alguien tendrá que dirimir estos cruces de ideas (entre Contraloría, parlamentarios y autoridad ambiental) y esto se demuestra con datos y nosotros estamos muy dispuestos a mostrarlos para dejar todo claro.