La baja demanda, cancelación de vuelos y las restricciones de los gobiernos son algunos de los factores que afectan a la industria

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

Si bien la pandemia el Covid-19 afecta a todos los sectores de la economía, la industria aérea es una de las que ha sentido los efectos de manera más rápida. De acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata) la reducción de los ingresos que pueden tener las aerolíneas se ha calculado entre US$63.000 millones y US$113.000 millones, debido, principalmente, a la caída en la demanda mundial.

Peter Cerdá, vicepresidente de la entidad para la Américas, expresó que esta es la crisis más grande que ha enfrentado la industria en toda su historia y la decisión del presidente Donald Trump de suspender los vuelos entre Europa y Estados Unidos pondrá aún más en jaque a las aerolíneas.

De esta manera, el llamado que hizo Iata fue para que los gobiernos implementen las medidas necesarias para amortiguar la caída en el tráfico aéreo, que es directamente proporcional a la afectación en el turismo. En el caso de Colombia, la entidad dijo que las medidas que ha tomado el Gobierno han sido buenas, sin embargo, piden la exención de ciertas tasas aeroportuarias, así como disminución en las tasas de impuestos por un periodo.

En este sentido, Andrés Uribe, gerente de Iata para Colombia, indicó que la propuesta concreta tiene dos elementos. La primera es una reducción del IVA a los tiquetes de 19% al 5% y la segunda también es una disminución de este impuesto al combustible de aviación.

“El incremento en los reembolsos por cancelación de vuelos ha aumentado en 12%. La capacidad de las aerolíneas del mundo pueden disminuir entre un 10% y 30%, es por esto que pedimos al Gobierno exención en ciertas tasas como el estacionamiento en aeropuertos y requisitos de franjas horarias”, expresó.

Precisamente, dentro de la industria petrolera, el segmento de combustible para aviones va a ser el más afectado por la baja demanda de vuelos. Según Rystad Energy, empresa de investigación, se espera que el tráfico aéreo mundial disminuya aproximadamente 16% este año en comparación con los niveles observados en 2019.

“El recuento global de vuelos diarios en el primer trimestre de 2020 será 8.000 vuelos más bajo que los pronósticos previos al coronavirus. Para el segundo trimestre, se prevé que la reducción sea de 50.000 vuelos diarios, cayendo a 31.000 en el tercer trimestre y 13.000 en el cuarto trimestre”, informó la empresa.

Aunque la industria aérea local no ha entregado cifras de cuánto será la afectación, la pandemia si hará más difícil alcanzar los objetivos planeados a principio de año. Por ejemplo, según la Aerocivil, durante 2019 se movilizaron en el país 41 millones de pasajeros, el objetivo para este año son 45 millones. Meta que no podría ser alcanzada por la baja demanda.

Igualmente, el número de visitantes no residentes que llegaron al país fue de 4,5 en 2019 y la aspiración para este año es de 4,9 millones, algo que también se dificulta si se tiene en cuenta que una de las medidas del Gobierno fue aislar por 14 días a los pasajeros provenientes de países como Francia, Italia, China y España, lo que provoca la cancelación de tiquetes de esas naciones.

Según Migración Colombia, diariamente entran 2.300 viajeros de estos países, los cuales se irán reduciendo, dada la política de hermetismo que está creando este y otros gobiernos.

Las afectaciones causadas por el Covid-19 también se verán reflejadas en los cambios en los planes de inversión de las aerolíneas en el país.

Roberto Alvo, próximo CEO de Latam Airlines Group, señaló que se suspenden las inversiones de la empresa, con las que esperaban un crecimiento de 7% en Colombia.

El año había empezado bien para las empresas aéreas, pues muchas abrieron nuevas rutas y aumentaron frecuencias a nivel local. Asimismo, empresas extranjeras llegaron al país para abrir nuevos trayectos. Además, en 2019, la Aeronáutica había autorizado 40 nuevas rutas aéreas tanto a nivel nacional como internacional, y otorgó permiso de operación a cuatro nuevas empresas (dos nacionales y dos extranjeras).