En respuesta, el alcalde Jaime Pumarejo señaló que la empresa "no conoce límites", y aseguró que "en pocas semanas le dirán adiós"

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

En un proceso que se adelanta desde el juzgado Quinto Civil del circuito de Barranquilla, el pasado 27 este libró el mandamiento de pago a favor de la empresa Electricaribe, y en contra del Distrito de Barranquilla, por más de $45.392 millones.

"Primero nos indignó el mal servicio, después, la desfachatez, y ahora, la mentira. Esta empresa definitivamente no conoce límites. Por fortuna en pocas semanas le diremos adiós y daremos la bienvenida a Caribesol", dijo vía Twitter el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo.

En convenios firmados por la empresa de suministro eléctrico, la Alcaldía de Barranquilla estuvo de acuerdo en que “el municipio será solidariamente responsable por el cumplimiento de las obligaciones a cargo del suscriptor comunitario”, esto es, por la energía consumida en los barrios subnormales de la ciudad.

Según el documento, la deuda de esta obligación, con corte a julio de 2020, supera los $61.742 millones.

“Durante el presente año el recaudo en los barrios subnormales no supera un 3,8% del valor de la energía que consumen; de los más de $3.195 millones que se han facturado hasta la fecha en estos sectores, a Electricaribe solo se le han pagado $123 millones. Este recaudo se ha venido deteriorando de manera preocupante: en el 2018 fue de 8,2 % y en 2019 de 7,2 %”, se lee en el comunicado.

Asimismo, en el documento quedó explícito que la demanda interpuesta por Electricaribe contra el Distrito de Barranquilla "se presentó después de varios años de conversaciones con las administraciones de esta ciudad, que tienen la responsabilidad de responder solidariamente por su pago”.

La Agente Especial de Electricaribe, Ángela Patricia Rojas Combariza, sostuvo que “debe quedar claro para todos que esta deuda no desaparecerá con la llegada del nuevo operador del mercado de Caribe Sol, el próximo 1 de octubre, y al Distrito le corresponderá su cancelación. El inicio de operaciones de las nuevas empresas prestadoras no significa borrón y cuenta nueva de las deudas que tienen los clientes con la empresa.”