El Fondo de Adaptación desmintió el comunicado emitido por la Contraloría General de la República sobre el colapso del puente Quebrada Blanca

Colprensa

El Fondo de Adaptación desmintió el comunicado emitido por la Contraloría General de la República sobre el colapso del puente Quebrada Blanca, en el municipio de Otanche (Boyacá), el cual habría generado un detrimento patrimonial de $10.792 millones.

“No es cierto que se hayan perdido los más de $10.000 millones invertidos en el puente, porque se evitó el colapso total, se recuperó la superestructura, que se reutilizará en otro punto como se tiene previsto con el Invías, y adicionalmente hay pólizas que cubren una posible pérdida económica si se demuestran fallas técnicas por parte de los contratistas”, indicó la entidad a través de un comunicado.

De acuerdo con el Fondo, el 19 de mayo de 2017 se produjo un movimiento en masa de gran magnitud que fue activado por las fuertes lluvias que afectó un sector de aproximadamente diez hectáreas, 1,5 kilómetros de ladera, 300 metros de la vía nacional y el puente Otanche de 100 metros de longitud.

“Ante la emergencia presentada, el Fondo Adaptación solicitó oportunamente el acompañamiento a los organismos de control, incluida la Contraloría General de la República, y explicó lo sucedido a los medios de comunicación hace más de siete meses”, explicó el ente.

Según la entidad, para la construcción de este puente se contrataron en el 2014 firmas de reconocimiento nacional e internacional para realizar los diseños, construcción e interventoría de la obra, las cuales concluyeron que se podía ejecutar el proyecto.

La entidad también explicó que desde la puesta en funcionamiento del puente en julio 2016, el Fondo y el Invías realizaron un seguimiento y sólo hasta el 2017 se evidenciaron movimientos en masa, por lo que se incrementó el monitoreo y se convocó a varios actores para evaluar las causas.

En ese sentido, el Fondo contrató la firma especialista Bateman Ingeniería S.A., para determinar técnicamente el fenómeno que se presentó en el lugar para poder establecer las posibles responsabilidades.

"El Fondo actuó oportunamente y una vez ocurrido el hecho activó un plan de contingencia para atender y proteger a las familias, así como para evaluar conjuntamente con el municipio, la gobernación, el Invías, el Servicio Geológico Colombiano, consultores especializados, el diseñador, los contratistas y los interventores; alternativas para proteger la estructura", señaló.

La entidad, finalmente señaló que para evitar pérdidas humanas y materiales se desmontó la superestructura y el Invías habilitó un paso provisional. Sin embargo, indicó que estará atento a los requerimientos que realicen los organismos de control.