La compañía advirtió que la crisis nacional también golpea a las dos ciudades más importantes del país, pero proyecta recuperaciones

Juan Sebastian Amaya

Moody's anunció que, aunque mantuvo estables las calificaciones crediticias de Bogotá y Medellín, cambió las perspectivas a negativas (desde estables) para las dos ciudades debido a la situación económica que enfrentan.

En el caso de Bogotá, Moody's afirmó la calificación de Baa2 de emisor (escala global, moneda local) y de deuda (escala global, moneda extranjera), y para Medellín en Baa2 de emisor (escala global, moneda extranjera y local). Las evaluaciones del riesgo crediticio base (BCA, por sus siglas en inglés) para ambas ciudades también se afirmaron en baa2.

"La acción de hoy surgió a partir de la afirmación de Moody's de la calificación del Gobierno de Colombia en Baa2 y la revisión de su perspectiva a negativa, desde estable", puntualizó la calificadora.

Específicamente, la modificación de las perspectivas a negativas de estables refleja el cambio en la perspectiva de calificación soberana de Colombia (Baa2 negativa), teniendo en cuenta los vínculos económicos y operativos entre estas ciudades y el gobierno central, además de la supervisión estrecha que el gobierno central ejerce sobre los gobiernos regionales y locales del país.

Además, Moody's destacó que la afirmación de las calificaciones reflejan la fortaleza económica de las dos ciudades, aspecto que respalda sus altos ingresos propios, así como sus sólidas prácticas de gobierno y administración.

"Estas dos ciudades, las más importantes de Colombia, se benefician de una economía local diversificada, y han mantenido históricamente niveles moderados de deuda y déficits financieros manejables que han sido originados principalmente por inversiones en infraestructura", detalló la agencia.

La firma reseñó que, entre 2015 y 2019, los déficits financieros de Bogotá promediaron -7% de los ingresos totales y la deuda directa e indirecta neta promedió 11,3%, por lo qu proyecta que los déficits serán de alrededor de 7,9% en 2020, teniendo en cuenta el impacto de la pandemia, la contracción económica y las continuas inversiones en infraestructura en la ciudad. B

"Bogotá se encuentra desarrollando un programa ambicioso de infraestructura que incrementará la deuda, sin embargo, Moody’s espera que la deuda se mantendrá en niveles moderados equivalentes a alrededor de 23,3% de los ingresos totales en 2020, un nivel manejable para Bogotá", agregó el documento.

Finalmente, los déficits financieros de Medellín en el período 2015-2019 promediaron -3,9% de los ingresos totales, y los niveles de deuda promediaron 29,9%. Ante el debilitamiento de la economía y la pandemia, Moody’s estima que los déficits serán de alrededor de 5,3% en 2020 y se debilitarán a 8,1% en 2021.

"Esperamos que sea financiado en parte mediante la adquisición de deuda. Como resultado, los niveles de deuda aumentarán hasta alcanzar el 35-40% en 2020 y 2021, el nivel más alto registrado en los últimos cinco años, aunque Moody’s considera un nivel aún manejable. Medellín también continuará estimulando su economía a través de importantes inversiones en infraestructura, aunque Moody’s espera que la deuda se mantenga en niveles moderados", concluyó la firma.