La tasa de desocupación para el primer mes del año fue de 13%, esto significó un incremento de dos décimas frente a lo reportado en el mismo periodo de 2019

Adriana Carolina Leal Acosta

La tasa de desempleo en enero de 2019 fue de 13% en enero de 2020, esto representó un incremento de dos décimas frente a la cifra reportada en el mismo mes del año pasado, cuando fue de 12,8%. Cabe destacar que esta es la proporción más alta reportada para enero desde 2011.

En cifras concretas, de acuerdo con el reporte del Dane, en el primer mes del año la población en edad económicamente activa que estuvo buscando trabajo fue de 3,2 millones.

Otra de las conclusiones a las que llegó esta entidad, es que comparando enero de 2019 con el mismo periodo de 2020, 105.000 personas menos estuvieron trabajando a nivel nacional. Esto significa que mientras en el primer mes del año pasado 21,6 millones de personas estaban empleadas,  en enero de 2020 la cifra era de 21,5 millones.

Desde la perspectiva de sexo y rangos de edad, el incremento de la población desocupada se focalizó en los hombres de 25 a 54 años (con un incremento de 72.000 personas) y de 10 a 24 años (con 42.000 personas más). En contraste, se redujo el número de mujeres desocupadas de 10 a 24 años (con una disminución de 46.000) y de 25 a 54 años (con menos 40.000).

Por nivel educativo, la población desocupada con educación media contribuyó en 1,7 puntos porcentuales, y aquella con educación universitaria y posgrado aportó 1,2 puntos porcentuales. Por el contrario, el nivel de educación básica primaria y secundaria registró una contribución en -3,1 puntos porcentuales.

No obstante, el panorama en las ciudades fue más optimista, pues la tasa de desempleo se redujo, pasando de 13,7% en enero de 2019 a 12,9% en el mismo mes de este año.

De hecho, según destacó Juan Daniel Oviedo, director de la entidad, durante el mes pasado 285.000 personas mas estuvieron ocupadas en las 13 ciudades principales respecto a enero de 2019. Las industrias manufactureras fueron las que más contribuyeron a esa variación, con 1,9 puntos porcentuales, seguida por las actividades profesionales, científicas y técnicas.