.
ECONOMÍA La historia de la refinería que costaba US$700 millones
sábado, 13 de febrero de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

La primera vez que se tocó el tema fue en 1996, cuando en un conpes se explica que para apoyar al industria petroquímica del país se debe aumentar la capacidad de refinación de este complejo, que solo producía con 75.000 barriles diarios de crudo. El plan debería ser a 20 años y también se requería una modernización de la Refinería de Barrancabermeja. 

Cinco años después, cuando  Ecopetrol determinó que el aumento debería ser a 140.000 barriles, otro conpes dio la directriz de que al definir el proyecto se debía buscar la mayor inversión privada para que se llevara a cabo la obra. 

Esto según los expertos de refinería en el mundo, es la mejor opción para realizar este tipo de megaproyectos, “ya que normalmente  los sobre costos y demoras son comunes en la industria en todas las regiones, a pesar de que algunos países logren un mejor desempeño”, explicó un informe de EY.

De hecho, según la consultora, en la industria en general, cerca de 17% de los proyectos enfrentan sobrecostos de 25% y cerca de 10%, tienen adiciones de entre 75% y 100% por encima de la línea base de presupuesto. Además, 50% de las obras tienen sobrecostos y  demoras. 

De igual manera, dentro del mismo estudio de la consultora, se encontró que la mayoría de estos problemas no son específicos de la industria, sino relacionados con el Gobierno, las obras civiles, golpes externos a la economía o falta de planeación. Inconvenientes de los que  Reficar no estuvo exenta. 

Siendo así, a pesar de que logró conseguir un socio estratégico en Glencore, una multinacional que se especializa fundamentalmente en la comercialización de energéticos, y que según el exministro de Minas y energía, Hernán Martínez, que estuvo a cargo de recibir las ofertas, estaba precalificada ya que tenía refinerías en Asia, que le brindaban la experiencia para invertir, Reficar no se salvó de sobrecostos que se estiman en US$4.000 millones y retrasos de 27 meses.  

El primero de los problemas que tocó a la adorada Refinería, fue un golpe económico. Esto, ya que en 2009 Glencore, que había adelantado algunos diseños, muy limitadas compras de largo plazo y algunos trabajos mínimos de construcción, tuvo que declarar que no podía conseguir los fondos por US$2.700 millones con los que se había comprometido para un proyecto que ya se estimaba en US$2.900 millones.

Estos estudios los habían realizado en conjunto Technip y CBI, compañías que fueron contratadas con la aprobación de Ecopetrol por medio de contratos de corta duración.

Ahí, y según explicó Martínez, en un Consejo de Ministros, precedido por Álvaro Uribe, se decidió que lo mejor era comprarle a Glencore por  US$540 millones (cerca de US$100 menos como penalización por incumplimiento) y hacer el proyecto solos ya que los reclamos del país eran que de esta manera se recuperaba la autosuficiencia energética y Ecopetrol estaba en las capacidades de hacerlo. 

A partir de acá, Ecopetrol realizó un rediseño, para hacer más productiva la refinería, aumentar la capacidad a 165.000 barriles y balancearla con la Refinería de Barranca. Esto generó que el proyecto costará US$3.900 millones. 

Allí además, en junio de 2010, un mes antes de la entrada de la nueva junta directiva, se decidió seguir contratando a CBI como constructor de la obra ya que hasta el momento ya había entregado la primera ingeniera básica extendida y seguía al pie de la letra la línea de planeación. 

De ahí en adelante, las cosas no fueron tan agradables, en noviembre de ese mismo año la Refinería fue afectada por prolongadas lluvias, producto del Fenómeno de la Niña, que generaron retrasos y grandes pérdidas. De igual manera, se dio un paro laboral que creó sobrecostos por encima de los US$500 millones según explicó el presidente de la Refinería, Reyes Reinoso. 

Y fue en estos años de construcción que el contratista, CBI, se convirtió en verdugo. A su cargo, el proyecto tuvo aumentos anuales de US$544.666 millones en 2012, US$1.300 millones en 2013 y US$895.881 millones en 2015, justificados en cambios de diseño y eventualidades. Finalmente, y en el momento en que Reficar recibiría la obra para empezar el arranque, tuvo que hacerlo mientras aún se adelantaban obras, lo que generó los últimos aumentos y seis meses más de espera para un país que con la caída de los precios del crudo requería de la obra.

Las reclamaciones que hoy está haciendo Reficar
Desde el momento en que se comenzó a ver que CBI tenía tantas deficiencias (2013), pero que era necesario avanzar en la terminación del proyecto que iba en 53% de construcción, se fueron preparando las reclamaciones por fallas. Se contrató un equipo de abogados que han venido preparando los argumentos para hacer las reclamaciones, que de no llegar a feliz término, concluirán en un pleito en un tribunal de arbitramento en la cámara de comercio de Nueva York.

Las opiniones

Reyes Reinoso
Presidente de Reficar 

“Hay que mirar a fondo donde están las responsabilidades del contratista. Hoy estamos estableciendo la metodología para hacerlo”. 

Esteban Piedrahita
Exdirector de Planeación Nacional
“Como miembros de la junta de Ecopetrol recibíamos los reportes técnicos de quienes conocían la obra desde la junta de Reficar”.

MÁS DE ECONOMÍA

Salud 18/06/2021 Colombia registró un nuevo récord de aplicación diaria de vacunas contra el covid

Cerca de 4,15 millones de personas ya han sido inmunizadas contra el covid-19. En total se han aplicado 14,06 millones de vacunas

Salud 17/06/2021 Inicia la vacunación masiva contra el covid-19 en San Andrés, según MinSalud

De acuerdo con el ministro Ruiz, el objetivo es vacunar a 30.000 ciudadanos de la isla con dosis de Sinovac en un lapso de cinco días

Salud 17/06/2021 Minsalud reportó 21.514 más casos de covid que los presentados ayer y 596 decesos

En las últimas 24 horas fueron 29.945 los casos nuevos de covid. Bogotá presentó alarmante cifra en aumento de contagios, 4.062 más que ayer

MÁS ECONOMÍA