Marta Lucía Ramírez, vicepresidente de la República, dijo que aún no considera decretar una tercera Emergencia Económica

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

Cálculos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) resaltan que los países del bloque podrían superar en su nivel de deuda más de 100% del PIB este año, como resultado de la crisis generada por el covid-19.

En Colombia, al corte de abril, la deuda externa se sitúa en 48,6% del PIB y se prevé que la pública ronde 60% a final de año. Sin embargo, expertos dicen que, en medio de la pandemia, la solución debe acudir a más préstamos para financiar la situación. En esa línea está la vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez, quien advierte que esto no debería preocupar si los recursos se usan para inversiones que luego generen algún retorno.

La funcionaria también recordó que el alto Gobierno aún no piensa en un tercer periodo de Emergencia Económica, al igual que se refirió a que una eventual reforma tributaria, como consecuencia del virus, se deben repensar las exenciones fiscales que hoy existen.

Usted ha dicho en foros de la Ocde que se necesitan condiciones para más empleos, ¿pero puntualmente en qué sectores o cómo hacerlo?
Lo primero es entender que esta crisis ha cambiado la economía mundial, y es un momento para reactivar dándole a los sectores una capacidad de crecimiento económico y de generación de empleos. La apuesta por sectores no es fácil cuando todos enfrentan déficit fiscal y endeudamiento sin precedentes. Pero es replantearse los topes de deuda, la Ocde muestra que el promedio de países miembros tendrá una deuda pública por más de 100% del PIB, si bien es cierto que hemos pensado que es ideal tener una deuda reducida en no más de 50%, es momento de una mayor tasa de deuda, y debe dirigirse a reactivar la economía y esos sectores generadores de crecimiento y empleos.

¿Entonces Colombia va a pedir más créditos?
Colombia está en la necesidad de invertir más. Para eso tenemos que considerar un mayor endeudamiento y esto, de la mano con las proyecciones del Minhacienda. Pero la mayor deuda debe ser orientada a inversión en infraestructura y desarrollo, eso será un retorno en crecimiento y empleos para el país. Lo peligroso es la deuda del gasto, tenemos que estar en un cinturón apretado. La deuda tiene plena validez, Colombia puede estar en más de 63% del PIB, no nos debe escandalizar porque la coyuntura es atípica, así que necesitamos más recursos para inversión.

LOS CONTRASTES

  • Sebastián TrujilloExnegociador de Colombia ante la Ocde

    Deuda publica por encima de 65% en economías emergentes es la nueva realidad. Lo importante no es el nivel de deuda. De hecho, las agencies calificadoras parecen estar dando un compás de espera. Lo importante será concentrarse en las políticas y reformas que permitan volver a crecer. El crecimiento es lo único que permitirá hacer sostenible un nivel de deuda por encima de 65%.

¿La situación de contagios actuales podría llevar al Gobierno a un tercer periodo de Emergencia Económica?
No, por ahora no, es un momento en el que se debe esperar que se mantenga bajo control el aumento del virus y que se pueda aumentar más la velocidad de adecuación del sistema de salud. El Gobierno reaccionó rápido, gracias a eso se consiguieron respiradores, parte de la dotación. Hoy países buscan desesperadamente en el mercado internacional cómo fortalecer la salud. En este momento hay que ver de qué manera se continúa con el apoyo a las clases sociales y cómo se logra que esta reactivación de la economía, que se haga con protocolos, exigencia de patrones y empleadores para que sus trabajadores cumplan con un mayor cuidado y autocuidado.

Expertos hablan de que es inminente una reforma tributaria. ¿Qué tan viable es en medio de un periodo político difícil?
Son dos cosas distintas. Lo primero es que es difícil proyectar una reforma tributaria sin tener claro cómo es que va a terminar la situación de nuestras finanzas públicas, una vez que se estabilice la pandemia y sepamos que no tendremos mayores riesgos en el frente de la salud, pero aún no hemos llegado allí. Aún estamos en el covid, cuando ya se sepa cómo quedamos en esas cuentas fiscales, entonces allí habrá que ver qué cosas hay que hacer para generar muchos más empleos. Insisto que la mayor prioridad debe ser una recuperación económica que garantice un aumento laboral. Para eso habrá que ver realmente cómo son las necesidades tributarias y desde el punto de vista del recaudo.

¿Y una vez esté ese punto de partida claro?
Una vez haya certezas cómo quedamos después del covid, sabiendo cuáles son los faltantes, habrá que hacer la reforma que resulte necesaria y en ese sentido no importa si estamos ad portas de terminar. Uno en esto debe actuar con sentido de responsabilidad, y tanto este Gobierno como el que viene, pensando con decisiones de gran responsabilidad. No podemos aplacar los deseos de corto plazo de la gente que no le aumenten los impuestos, sino asumir con responsabilidad cuál será la situación fiscal del país. El ministro de Hacienda ha dicho que se puede necesitar una reforma cerca entre 1,5% y 2% del PIB habrá que ver, ese liderazgo del Ministro es fundamental y siempre hay que saber que hay sectores donde hay márgenes para aumentar el recaudo.

¿Como cuáles?
Sigue habiendo un montón de exenciones, sabemos que hay muchas cosas donde quizá hay que olvidarnos de los privilegios del pasado y asumir realmente que en este momento todo el mundo debe estar dispuesto a aportar para el país; mantener su grado de inversión, o que pueda seguir siendo confiable, y que reciba inversión extranjera.

En sus encuentros en la Ocde también ha hablado del papel de la mujer, la población que ha sido la más afectada en la tasa de desempleo. ¿Qué programas se planean en ese sentido?
Nosotros no hacemos un trabajo sectorial, porque es imposible que el Gobierno influya en que ciertas empresas contraten más mujeres. Pero en este momento el sector del agro, la ruralidad debe involucrar a las mujeres y que se involucren en cadenas de valor agregado cómo procesar productos del campo, y ahí tenemos claro que hay un campo de incorporación laboral y para emprendedoras.