El sector reportó un alza anual de 43% con la comercialización de las unidades VIS, mientras que la venta de residencias no VIS creció 16%

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co

A pesar de la emergencia económica causada por la pandemia hay sectores que muestran buenas cifras, como el de edificaciones. Septiembre se reportó la venta de 13.354 unidades de Vivienda de Interés Social, lo cual fue un récord y significó un aumento de 43% frente al mismo mes del año pasado.

El mismo mes del año pasado se comerciaron 9.335 residencias de este tipo y cuando el año empezó, en enero se vendieron 11.792 unidades, lo cual fue una cifra alta antes de que la crisis se desatara en el país, sin embargo, en febrero bajaron a 10.932 y ya en marzo, con el inicio del confinamiento cerraron en 7.709. Sin embargo, antes del tercer trimestre se muestra una recuperación de este sector que muestra una recuperación del consumo.

Frente a esta dinámica, Jonathan Malagón, ministro de Vivienda, aseguró que “estas cifras que nos llenan de optimismo, nos permiten también observar que las medidas adoptadas por el Gobierno, en medio de la pandemia por covid-19 para mantener la dinámica del sector edificaciones, están dando resultados muy positivos”.

Además, hizo énfasis en que es un momento importante para la recuperación y destacó que la venta de no VIS crece a dos dígitos después de que, en abril, el mes con el confinamiento más estricto, solo se vendieron 3.778 unidades de VIS y 1.065 de no VIS, lo cual representó el peor periodo en lo que va corrido del año.

El Minvivienda reveló que el sector no solo ha favorecido a los compradores sino a los empleados, razón por la cual el sector ocupó a 886.000 personas durante agosto. Uno de los factores principales de este incremento en las ventas a pesar de la crisis sanitaria y económica por la que atraviesa el país es la estrategia de 200.000 subsidios para la compra de vivienda, de los cuales, más de 7.500 se entregaron entre agosto y septiembre.

Sandra Forero Ramírez, presidente de Camacol, afirmó que las proyecciones para el próximo año son positivas y todo parece indicar que el sector tendrá una recuperación.

La líder gremial añadió que “para el cierre de 2020, proyectamos ventas totales por 161.000 unidades de vivienda, de las cuales 110.000 serían VIS. La inversión total en vivienda ascenderá a $30 billones”. Forero Ramírez, además, expresó que, en la actualidad, 43,1% de la inversión total se destina a Vivienda de Interés Social, y más de 15.000 familias se han visto beneficiadas.

Desde el sector privado, Sergio Marín, gerente general de Marval, dijo que la industria ha tenido una recuperación gracias a dos factores. El primero son los subsidios otorgados por el Estado para la compra de vivienda, de los cuales, según el Ministerio de Vivienda se han concedido 18.000 desde mayo.
El segundo son las inversiones en inmuebles que han hecho las familias durante la pandemia para proteger su patrimonio.

A la espera de que las cifras continúen, en cuanto a las viviendas no VIS, los datos mostraron que, durante septiembre se vendieron cerca de 5.269 unidades, lo cual representó un alza de 16% anual, pues el año pasado se comerciaron 4.525. Pese a que hay mayor impulso para el mercado de interés social, en este segmento también hay subsidios y se prevé que haya una recuperación en adelante.