De acuerdo con el consejo superior del transporte, 82% de los intermunicipales y especiales están listos para atender a los trabajadores que se están reactivando

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Las empresas de transporte intermunicipal y de servicios especiales tienen lista toda su flota para atender a los usuarios que ya están de regreso en sus trabajos. Luego de que el Gobierno Nacional les diera el aval para que presten el servicio público colectivo, los empresarios siguen a la espera de las autorizaciones de los entes municipales y distritales, pues, según dicen, ya hay por lo menos 130.000 buses listos para prestar estos servicios.

De acuerdo con las cifras del Consejo Superior del Transporte, en esta fase de reactivación ya hay 40.000 los automotores intermunicipales y 90.000 de servicios especiales. En todos se han implementado los protocolos de bioseguridad con el fin de atender la demanda de los dos sectores que están en proceso de normalización: la construcción y la manufactura.

“La idea es que los intermunicipales complementen los servicios de las troncales y el Sitp. Se podrán atender los trabajadores de las fábricas, del sector constructor, de la salud y de las fuerzas militares (...) Todo se hará de manera coordinada respetando los protocolos de seguridad”, explicó Camilo García, director ejecutivo del Consejo Superior del Transporte.

El directivo aseguró que el objetivo será complementar la oferta de los grandes sistemas de transporte, que, por orden del Gobierno están atendiendo la demanda en hasta 35% de su capacidad. No obstante, tal y como quedó pactado en la resolución del Ministerio de Transporte, les corresponderá a las alcaldías otorgar los permisos para que estas empresas puedan empezar a moverse.

“El propósito de la disposición es permitir el incremento de la flota disponible para que las empresas de transporte, incluyendo el transporte masivo, cumplan las medidas de bioseguridad establecidas para el transporte”, destacó Carmen Ligia Valderrama, viceministra de Transporte.

Aunque en las ciudades se sigue trabajando sobre cómo será esta coordinación, ya se han puesto sobre la mesa algunas alternativas sobre cómo serán las rutas para los usuarios de Bogotá. En este caso, por ejemplo, se implementarían opciones desde la Sabana hasta la estación Héroes de Transmilenio. Así mismo, quienes ingresen por el occidente o la Avenida 80 podrían desplazarse hasta el centro de la ciudad. El objetivo de todas estas opciones es que el transporte sea circular y se complemente con las troncales.

En el caso de Medellín, Barranquilla y Cali, las alternativas se complementarían con transporte público urbano. El objetivo de fondo es que se cree una importante oferta para que no se presenten aglomeraciones urbanas.

Así lo explicó José Yesid Rodríguez, presidente de la Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Terrestre Intermunicipal (Aditt), quien explicó que a los conductores ya se les dotó de tapabocas, guantes y otras medidas de protección para la prestación de servicio. En cuanto a los usuarios, añadió que se mantendrá el distanciamiento en los automotores, pues de un vehículo que tiene 40 sillas se ocuparán tan solo 20 sillas.

“Un aspecto negativo de la medida es que la demanda será muy baja a diferencia de antes. Eso hace que la operación no sea completa, por lo que se necesita que todo el trabajo sea coordinado, y que esa directriz del Gobierno llegue a los entes municipales”, explicó Rodríguez.

Las pérdidas del sector

A pesar de que los empresarios celebraron la decisión del Ministerio, advirtieron que los días de confinamiento han impactado gravemente los ingresos del sector. Esto, debido a que su operación se redujo en más de 90%, una situación que ha generado que se dejen de vender, por ejemplo, hasta $5.500 millones diarios en solo tiquetes.

Bajo este panorama, en la última semana se han prendido las alertas sobre las pérdidas que se han acumulado en la industria. En este contexto, y de prolongarse por dos meses el aislamiento, tanto servicios especiales como terminales y taxis podrían alcanzar pérdidas por $707.267 millones. Esta cifra, sin embargo, podría aumentar a $1,06 billones si no se logra normalizar la prestación del servicio en por lo menos tres meses.

Se prevé, por ahora, que con las directrices del Gobierno el sector iniciará una gradual normalización en sus actividades.

Cuarentena ha dejado un déficit de $205.700 millones al transporte público

De acuerdo con los cálculos de la Asociación Latinoamericana de Sistemas Integrados para la Movilidad Urbana Sustentable (Simus), la cuarentena ha dejado un déficit de $205.762 millones en los sistemas de transporte público del país. En este total, Bogotá y Medellín presentan las mayores pérdidas, con una estimación de $139.604 millones y $29.671 millones, respectivamente. Cali, por su parte, alcanza un faltante de $19.017 millones, mientras que Cartagena y Barranquilla de $9.373 millones y 3.955 millones, respectivamente.