miércoles, 2 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

Para cumplir sus compromisos con el agro y las familias campesinas durante el próximo año, el Gobierno espera recaudar $3,1 billones, a través de los recursos que deje la prórroga del 4X1.000.

Ayer el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas, radicó ante la Secretaría de la Cámara de Representantes un proyecto de ley con el que busca que se amplíe por un año el desmonte del Gravamen a los Movimientos Financieros (GMF), más conocido como 4X1000.

De acuerdo con lo planteado por el jefe de la cartera, el ajuste de la propuesta presentada llevaría a que, a partir de 2015, se baje el gravamen a 2X.1000; luego descenderá a 1X1.000 entre 2016 y 2017; y finalmente, se espera que desde 2018 desaparezca completamente. “Con estos recursos por $3,1 billones se va apoyar a la familia campesina colombiana, se van a cerrar las brechas entre la familia campesina y la ciudad, se acompañará el trabajo del Pacto Nacional Agropecuario”, explicó Cárdenas.

El funcionario explicó que se llegó a un compromiso con los parlamentarios para que el proyecto de ley, que consta de dos artículos, pase sin ningún artículo adicional ni modificaciones para asegurar un trámite rápido. Además, Cárdenas reiteró que este proyecto no se trata de una reforma tributaria.

Cárdenas señaló que se mantendrán algunos beneficios, dependiendo de las transacciones bancarias. “Se protege el bolsillo de la clase media colombiana, eso quiere decir que este impuesto no afecta a los ciudadanos que tienen transacciones mensuales inferiores a $9.300.000, siempre y cuando registren una cuenta ante el sistema financiero como exenta del 4X1.000”.