La aseguradora completa US$250 millones entregados a la empresa antioqueña debido a los líos en la hidroeléctrica

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co

Tras recibir US$150 millones de la aseguradora Mapfre en diciembre, hoy se confirmó que Empresas Públicas de Medellín (EPM), cuyo gerente es Álvaro Rendón, recibió US$100 millones más por los daños ocasionados en Hidroituango.

Se trata del segundo pago que realiza la empresa a EPM y el cual se da para cubrir los sobrecostos y daños que se han generado desde que inició la contingencia de la hidroeléctrica en 2018.

Así las cosas, el pago por la indemnización de la contingencia asciende a US$250 millones, y según informó EPM, "la cifra cancelada corresponde a lo recomendado por el Ajustador, de acuerdo con los gastos e inversiones efectuadas por EPM en la recuperación del proyecto, que generará 17% de la energía que el país".

La compañía confirmó que este segundo desembolso anticipado se dio por el daño material en las obras civiles y la reposición de equipos. "La empresa continúa con la de cuantificación de los daños, la reposición de equipos y las reparaciones del proyecto conforme se progresa en su diagnóstico, diseño y contratación, lo cual es informado de manera permanente dentro del proceso de ajuste", aclaró la firma.

Incluso, el exgerente de la compañía, Jorge Londoño, fue uno de los primeros en celebrar la noticia en sus redes sociales.

EPM recordó que tiene una póliza de límite asegurado por US$2.556 millones apra cobertura de daños, y que también tiene un cubrimiento por el retrado en la entrada en operación de la hidroeléctrica por US$628 millones.

En su comunicado dado a conocer por información relevante de la Superintendencia Financiera, EPM señaló que continúa con el proceso del proyecto hidroeléctrico y que, tras superar los casos de covid-19, hoy hay más de 3.000 empleados trabajando para entregar las unidades de generación en 2022.

"Hoy las labores se concentran en la estabilización de cavernas y galerías, el túnel de descarga intermedia, la estabilización del macizo rocoso en la parte alta de los pozos de compuertas, la operación de las compuertas del vertedero, la subestación eléctrica, el mantenimiento de vías y el monitoreo del comportamiento del embalse, la presa y el vertedero", añadió.